lunes, diciembre 15, 2008

En el Backstage



El Lenguaje del Rock

Volvió Enrique Bunbury a una de sus plazas favoritas, la ciudad de Valencia, para cerrar la exitosa gira de presentación de su nuevo disco Hellville De Luxe.
Recordemos que las tres últimas giras del maño (incluyendo el fastuoso regreso de la banda que le dio fama, Héroes del Silencio) también habían tenido Valencia como última cita. El evento, esta vez, tuvo lugar en el Pabellón Fuente de San Luis, la casa del Pamesa Valencia. Un lugar con sorprendente buena acústica que debería convertirse en una buena opción para albergar este tipo de conciertos. Más de 6500 incondicionales se reunieron la noche del viernes para comprobar el estado de forma de Bunbury. Hace unos meses, la salida del disco estuvo rodeada de una fea polémica. Al parecer, el cantante utilizó unos versos del poeta Pedro Casariego para una de sus canciones sin mencionarlo. El diario El Mundo comenzó entonces una campaña para desprestigiar al artista; este reaccionó con un desafortunado comunicado en el que disparaba contra todo el que se moviera en su contra. Ante todo este revuelo, el cantante decidió dar por finalizada la promoción del disco, empezando por retirar de las televisiones el videoclip de la controvertida canción El hombre delgado que no flaqueará jamás y dejando plantado a más de un periodista. Huelga decir que esto no mejoró las cosas. Una vez aclarado esto, entremos en detalles.
El concierto comenzó a la hora estipulada. A las diez de la noche, la banda entró en escena con la apabullante El club de los Imposibles, canción que desde hace ya varios años utiliza el artista para abrir sus conciertos. Acto seguido, con un “Buenas noches, cabrones” se daba paso a la siguiente canción, la dylaniana La Señorita Hermafrodita, otra de las fijas del repertorio. Hubo que esperar hasta la tercera canción para escuchar una de las nuevas, concretamente el single Hay muy poca gente, que sonó especialmente bien y fue recibida con júbilo por gran parte del auditorio. A continuación, el maño fue desgranando todo su arsenal de canciones inmortales. Por ejemplo, El extranjero que ha dejado de ser una rumba pop para convirtiese en un tex – mex fronterizo. O la espacial Lady Blue convertida ahora en un rock de medio tiempo. Y es que si algo hay que agradecer a Bunbury es su afán por dar siempre vueltas de tuerca a sus canciones hasta adaptarlas a su sonido actual. El mismo que os escribe jura haber escuchado más de siete versiones de Lady Blue durante el tiempo que lleva siguiendo a Bunbury. También cabría hacer especial hincapié en su domino absoluto del ritual escénico. Es todo un animal de escenario. Esa clase de personas que sólo tienen sentido en ese instante y en ese mismo lugar. Fuera de él se convierten en figuras cómicas arrastradas por una fidelidad casi enfermiza hacia su personaje. El concierto, como decía, discurrió por la columna vertebral del cancionero del artista e incluso, recuperó temas olvidados como Sólo si me perdonas del álbum Pequeño o la enigmática Alicia del disco Radical Sonora. Tras un pequeño descanso, amenizado con películas bizarras, entró en juego la canción de la discordia de la cual doy fe que es un bombazo en directo. Fue una gran noche de rock and roll marginal. El infierno que Bunbury ha preparado mezcla películas de serie B, disparos, precipicios interiores y una chica: su actual pareja, la fotógrafa José Girl, que parece haber inspirado todo este nuevo mundo. Quizá el único pero que pongo al concierto es la excesiva presencia del guitarrista Álvaro Suite más preocupado por las cámaras que por las cuerdas.
En fin, creo que todos salimos contentos del evento. La banda se entregó al máximo. Bunbury acabó entre el público y además cerraron la noche con un regalo. Una inmejorable interpretación acústica de El tiempo de las cerezas, canción surgida a raíz de su colaboración con el asturiano Nacho vegas. En estos momentos del concierto, y cuando la gente ya se marchaba, me dio por pensar en si no es este último Bunbury el mejor de todos. Que quizá, la próxima reencarnación musical del maño bien debería virar hacia esos terrenos más calmados y acústicos. Quizá ya llegó la hora de cerrar el carnaval.

12 comentarios:

laura dijo...

Al leer este artículo me siento como si hubiera estado en el concierto a pesar de no haber sido así y me entran ganas de ir a verle la próxima vez. Creo que has descrito muy bien a Bunbury. Yo la verdad soy más de Héroes del Silencio, aunque algunas de las canciones que destacas como Alicia o Lady Blue me encantan y reconozco que tiene una de las mejores voces del panorama musical español. Me ha gustado mucho la crítica de este concierto. Un beso. Laura.

Nacho dijo...

Bueno, bueno, bueno... enorme crítica la tuya, me ha gustado mucho y he podido hacerme una idea del directo de este aprendiz de revista.

Por lo que veo dio la nota un poco en su línea habitual, yo creo que nunca abandonará el teatrillo. Veo a este tipo con más años que Matusalen subido al escenario con sus lentejuelas y chalecos prietos; supongo que es parte de su encanto.

Enhorabuena por el artículo amigo.

raposu dijo...

Confieso que mi interés por Bunbury es muy reciente (desde que leo este blog) y creciente (a medida que veo como le describes).
Pertenece a una generación de músicos que, lamentablemente, me ha pasado desapercibida porque yo andaba a otras cosas.

Por eso te agradezco que nos los traigas, presentes y comentes, y así poder explorarlo luego por mi mismo.

Gracias por ello

Sergio dijo...

Hombre, pues gracias a ti por el comentario.Hazte con el disco Pequeño. Creo que te gustará especialmente. Desde ahi hasta el último todos son muy buenos y bastante distintos entre sí. A ver si antes de que se marchen Laura y Nacho para Madrid puedo grabarte un mix de Enrique.
Saludos.

Andresito dijo...

La verdad es que el tipo es un capullo integral y un engreido pero es un muy buen artista y posee una voz brutal, pocos están a su altura.

En cuanto al directo parece que fue una pasada pero por curiosidad me gustaría saber cuanto costó la asistencia al evento. Por el resto felicitarte por el artículo que me ha gustado.

danny's dijo...

Bueno tio gran critica y estoy de acuerdo contigo en todo..Fue un conciertazo y se oía genial.
Hubo temazos como Lady BLue o la última cancion que tocó y que de la que tu me dijiste era un temazo: Eltiempo de las cerezas.

Bueno concluir diciendo que sí Bunbury es un animal de escenario, y cantó especialmente bien.

tambien estoy de acuerdo en lo referente a Álvaro suite mas que estar en lo que tenia que estar(dar un buen espectaculo) estaba centrado en impresionar poniendo poses que yo personalmente pienso eran una copia barata de las de Jonnhy ramone o slash.

Bueno..

Saludos.

Danny

Sergio dijo...

Sabias palabras pequeño gran Danny´s. Espero que a partir de ahora sumemos infinitos conciertos juntos. Me lo pasé muy bien contigo.
La entrada, cambiando de tema, ascendió hasta los 33 euracos. Un dinero, después de todo, bastante bien invertido.

MONTICHELVINO dijo...

IMPRESIONADO ME DEJAN LAS CRÍTICAS DE LAURA Y NACHO (DESCONOCIDOS PARA MÍ,PERSONALMENTE, PERO INVITADOS A UNA PAELLA EN OLIVA EN REPETIDAS OCASIONES, AUNQUE CON RESPUESTA NEGATIVA HASTA EL MOMENTO)LAS DE DANNY Y SOBRE TODO LAS CONCRECIONES EN LAS RESPUESTAS DE SERGIO QUE CADA DÍA ME SORPRENDE UN POCO MÁS, POR LO PEDAZO DE ESCRITOR QUE ES Y , ESO SÍ,TOTALMENTE DESAPROVECHADO.
SALUDOS A TODOS. SABED QUE EN LA INTIMIDAD DE LA NOCHE OS SIGO VIGILANDO A TODOS EN VUESTRO PROFUNDO DESCONCIERTO.
¿DANNY ES MI NIETO O MI JUNIOR?

Sergio dijo...

danny´s es tu nieto y también suele parar por aquí el gañán de su padre ( tu hijo) transmutado en la extraña figura del muchacho eléctrico.
Besos Pater.Me voy pal cole.

futureve dijo...

Bueno, bueno, que de sorpresas! Sergio, la crítica refleja fielmente el concierto del pasado viernes, me encanta tu capacidad para analizar tantos detalles, al leerlos recuerdo todos, yo viví el concierto más por sensaciones. El principio fue más íntimo, temas para escuchar en un local más pequeño, como El loco Mateo. El Espectáculo empezo a partir de El Extranjero, ahí me entraron unas ganas locas de sumarme a todo ese público entregado. Dani, hijo, me lo pasé genial el ratito que nos fuimos los dos a vivirlo más de cerca.¡Me encanta Bunbury!
El tiempo de las cerezas no la había escuchado, me gustó que cogiera su guitarra, se sentase, nos hablase y empezara a cantarnos.
Daniel, me encanta que te hayas decidido a participar. Danny es tu nieto, a tu Jr. lo puedes leer en la sección Discos de Antes, se hace llamar muchacho electrico. Te sorprenderá por la frescura con la escribe y por otras cosas, jaja, ahí lo dejo.
Laura, Nacho, se os echó de menos en el concierto, y es verdad que está pendiente esa paellita en Oliva.
Besos a todos.

muchacho_electrico dijo...

Hola a todos
Pienso lo mismo que Eva y Danny, tanto la crítica, narra perfectamente lo que pasó y sentimos, como el concierto, espectacular . Pese a no ser muy fan de Enrique creo que la música debe ir siempre unida al espectáculo y en ese terreno Bunbury es el Rey.
Salud Hermanos

laura dijo...

Yo estoy deseando conocerte personalmete y disfrutar de una paellita en Oliva (que por el momento no ha podido ser pero no por falta de ganas). Un beso.
Laura.