martes, diciembre 16, 2008

Colaboraciones 2008 (The Bootleg series Vol. 50)


Nochevieja forever

Continuando con la línea navideña de la semana pasada, me gustaría comentar con vosotros uno de los hitos lúdicos con el que la televisión nos ha ido ayudando a superar las temibles cenas familiares de Nochevieja. Como en todo, aquí también se pueden realizar varias lecturas dependiendo del momento vital en el que nos encontremos.

Desde un punto de vista cronológico, puedo decir que en mi más tierna infancia la cena nocheviejera y la posterior gala televisiva era para mí uno de los momentos más festivos del año. Puede sonar triste pero era así, para un niño de menos de diez años este tipo de programas suponían una inyección de humor con la que terminar el año.
Todo empezaba cuando mis padres, que se reservaban esa noche para quedar con sus amigos, nos dejaban a mi hermano y a mí en casa de mis abuelos. Sólo por este hecho la velada ya era algo especial, el salir de casa e ir con unas personas afables y consentidoras ya era motivo de alegría. Pero la cosa no hacía más que empezar: de entrada ya llegábamos en pijama (para ponerle la tarea más fácil a mi abuela) lo cual nos daba una comodidad extra, después tomábamos la cena (esto era un poco bajón ya que mi abuela era una pésima cocinera) y por último las uvas antes de una sesión televisiva de madrugada.

Durante todo el año teníamos que ajustar nuestro horario a las intempestivas horas a las que debíamos levantarnos para ir al colegio, pero esa noche todo cambiaba y las reglas parecían disiparse de manera inexplicable. Se nos permitía ver un programa, en principio para adultos, a unos mocosos que levantábamos menos de metro y medio del suelo. Por supuesto, durante toda la velada nos acompañaban mis abuelos con los que echábamos unas risas gracias a los humoristas casposos que desfilaban por la pantalla. Marianico el corto, Félix el gato, el señor Barragán y demás genios del humor que todos los años se embolsaban un extra gracias a este programa especial de fin de año. Un momento cumbre de estos años fue la actuación de la olvidada Sabrina, que ante la mirada babeante de mi abuelo, hizo que una de sus tetas se escapase de su escueto corsé para deleite de pequeños y mayores.

Con la adolescencia todo comenzó a cambiar, donde antes veía humor comencé a ver estupidez y lo que se me antojaba deslumbrante comenzó a mostrárseme como lo que era, como unos decorados de saldo que intentaban aparentar lujo y ostentación. En esa época, más que el contenido de la gala, lo que me interesaba era sacar algo de pasta extra (a mi padre un año se le ocurrió la feliz idea de que le cantásemos un villancico para conseguir esos ingresos extra. Un mal menor por el que tenía que pasar frente a los invitados a la cena) y aumentar la hora de llegada para poder disfrutar de una noche alocada con mis colegas. Aviso a todos los lectores que los excesos durante esa noche no son nada buenos. Recuerdo una nochevieja en la que mi atracón a comida y licores provocó que cuando llegase a la calle (después de semanas de planificación de la fiesta) no aguantase más de un par de copas ya que vomité toda la cena ante la mirada atónita de mis amigos. Como dato diré que entre los restos de mi estómago todavía podían distinguirse los mariscos, que más que masticados fueron engullidos con toda la voracidad de la que puede ser capaz un adolescente en edad de crecimiento. Al final, perdí la barra libre que había pagado, perdí la cena y gané una noche con terribles dolores de estómago. Por supuesto no volví a casa, faltaría más después de todo lo que había esperado ese momento.

Hoy por hoy la verdad es que no hacemos caso a la televisión, únicamente atendemos para el tema de las uvas y desearnos un feliz año nuevo y esas cosas. Durante unos instantes la animada cena se corta para ver como Ramonchu con su capa castellana nos va narrando las campanadas, esto acompañado por sus típicas advertencias sobre los cuartos y las verdaderas campanadas. Normalmente lo que hacemos es cenar y después charlar sobre nuestras cosas, como es habitual en mi casa acompañamos el debate de una generosa ingesta de alcohol que acaba provocando interesantes giros en las conversaciones.

En fin, estoy deseando que llegue este día tan señalado para dar carpetazo al viejo 2008 y dar la bienvenida al 2009 en compañía de mis amigos y familia. Por si no nos vemos, Feliz año a todos los que me habéis aguantado durante este año que tan positivo ha sido para mí.
Mis mejores deseos para todos.

Nacho Valdés (feliz por la llegada de las vacaciones)

17 comentarios:

Sergio dijo...

A mi me causó una profunda depresión enterarme de que los programas de nochevieja se emitían en falso directo. Yo, también en mi tierna infancia, me sentía a gusto viendo a toda extraña gente celebrando el fin de año conmigo. También recuerdo a Sabrina, a Millán y Josema...etc.
En fin, aunque creo que nosotros nos veremos, te felicito el año a tí y a todo el que buenamente opina, lee o escucha este blog.

raposu dijo...

Leyendo estos recuerdos no sé si presentar la dimisión retroactiva como padre o intentar recuperar la cinta VHS con la teta de Sabrina.

Lo del villancico no lo recordaba, pero me parece todo un detallazo: además de subvencionar los excesos, era una oportunidad para que afloraran nuevos valores de la canción. Creo que este año deberíamos repetirlo.

Yo también tengo ganas de que llegue 2009. No es por nada, no tengo especial queja de 2008, es que los años, en cuanto los usas mucho es como si se desgastaran. Este ya está sentenciado. ¡Viva 2009!

Y, decididamente, voy a buscar la cinta de Sabrina.

raposu dijo...

¡Es increíble las cosas que se guardan en el trastero!

copiar y pegar:

http://www.youtube.com/watch?v=WWhoyJjQ1EY

danny's dijo...

Estoy de acuerdo con todo sobretodo con lo de que hay ganas de que lleguen las vacaciones...acuerdate nacho de nuestro regalo mutuo ¿eh?
y que tengo ganas de tener la sg y tocar otra vez en mi casa...bueno...saludos a todos

Danny

Andresito dijo...

La verdad es que yo siempre he odiado las programas de nochevieja por que la mayoria de noches de fin de año la he pasado con mi familia de Cartagena que... no me cae bien. Menos mal que ya puedo disfrutar de esas cenas locas con mis amigos y con unas cuantas botellas que duran menos que el marisco en la casa del joven Nacho.

Feliz 2009 a todos!!

laura dijo...

A tí no te felicito el año porque pasaremos la noche juntos pero mando un feliz año nuevo al resto de blogueros!!!!!!!!!
un beso.
Laura.

muchacho_electrico dijo...

Hola
Pese a nuestros 6 años de diferencia tus recuerdos sobre la última noche del año son muy parecidos a los mios, cambian quizas los protagonistas.
Feliz Año a todos (no dire lo de "próspero" año nuevo xq me parece que es una palabra que solo la usamos una vez al año y que jamás entendí)

danny's dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
futureve dijo...

Jaja, me he vuelto a reír mucho con tus anécdotas navideñas, aunque para mi esos añitos de diferencia trasladados a aquella época suponen una distancia abismal. Cuando lo de la teta de Sabrina, para mi era ya la segunda o tercera Noche Vieja que salía con mis amigas, y esa noche en concreto, paradójicamente, conocí al que fue mi primer novio "formal".

futureve dijo...

Por cierto, creo que os voy a ver a todos, pero por si acaso, ¡Feliz 2009!

Anónimo dijo...

Este año al más puro estilo monárquico tengo que decir que me llena de orgullo y satisfacción ser el anfitrión, cocinero y mayordomo de casi toda mi familia para la cena de Noche Vieja.
Me hace muy feliz pero a la vez creo que será cargante.

Las cenas familiares y más en estas fechas tienen doble filo... nos encanta recibir a familiares y amigos aunque de "algunos" sean unos palizas...

Felices Fiestas para todos!!!

un abrazo

Peter Griffin (antes GDB)

Nacho dijo...

Querido Peter (antes conocido como GDB), estoy impaciente por ir a tu casa y tener tan ilustre anfitrión en tan señalada noche (espero no estar entre los amigos palizas).

En fin, disfrutaremos y lo pasaremos muy bien. Por cierto, dile a tu cuñado que tengo el contrato guardado y que esta Nochevieja va a firmar por narices.

Abrazos y nos vemos pronto.

Nacho dijo...

Es increible lo que Raposu guarda en el trastero. Bonitos recuerdos.

Besos.

Sergio dijo...

Ya te digo. Mítico video.

Anónimo dijo...

Recuerdo que cuando lo vi me puse palote.
y ahora tambien, que coño!!!

GDB y PG

laura dijo...

Así que guardas ese vídeo, querido suegro eres una caja de sorpresas, ja,ja,ja.Un beso.
Laura.

Anónimo dijo...

vaya par! ;-), willy