jueves, diciembre 11, 2008

Confesiones del Comandante Stratocaster Vol. 10

Viendo llover

Eduardo sostenía el gin-kas en su mano izquierda mientras pedía atención porque sonaban los Credence Clearwater Revival. Le encantaba pronunciar aquel nombre tan historiado, arrastrando las erres con la lengua pegada al paladar y mirándose fijamente el ombligo. Aquello nos hacía sentir tremendamente internacionales.

Otros, más leídos, preferíamos explicar que eran “El Renacimiento de las Credenciales del Agua Clara” y todos hacíamos los coros con entusiasmo, arrastrados por la magia de aquella música o ayudados por los cacharros que iban y venían en cuanto alguno cobraba las clases particulares que chapuceábamos.

Era domingo por la tarde… y sin embargo llovía.

8 comentarios:

Nacho dijo...

Un gran tema que como de costumbre se une a unos recuerdos que podrían ser los de cualquiera de nosotros.

Enhorabuena por la sección. Me está gustando mucho.

muchacho_electrico dijo...

Una de las grandes joyas de la música. Enhorabuena por su elección y por la historia que nos cuentas.
Un saludo

laura dijo...

Nacho me ha puesto el tema para que lo escuche mientras leo el artículo y la verdad es que lo cambia todo. Un gran tema y como siempre una gran historia que compartes con nosotros. Un beso.
Laura.

Pitufet dijo...

Me encanta esta canción. Desde que mi padre me la hizo aborrecer no había sabido nada de ella. Un gran tema sin duda alguna.

futureve dijo...

¡Me encanta esta canción!
Como pasa con muchas otras canciones, no sabía como se llama el grupo que la canta, me da que vamos a aprender un montón de cosas con esta sección, además de ser un placer leer las anécdotas que nos cuentas.

danny's dijo...

Sergio creo que tienes razón pero como es mi primer blog tengo aún muchas cosas que aprender...a ver si me enseñas algunos trucos para sacarlo adelante con mas facilidad.

un saludo

danny's dijo...

Por cierto si que esta bien esa canción nacho.
venga gente!

SALUDOS!!!

Sergio dijo...

La Creedence es una banda que en conjunto abruma un poco pero que tiene cinco o seís canciones antológicas. Una buena muestra de ello es este tema que aporta el Comandante. La música y la vida. Bonita forma de cerrar el escrito.
Nos vemos.