martes, diciembre 09, 2008

Colaboraciones 2008 (The Bootleg Series Vol. 49)



En estas fechas tan entrañables…

Seguro que todos los que habéis leído el titular anterior sois capaces de continuar la frase que, año tras año, el Rey Don Juan Carlos introduce para abrir su discurso navideño. Sí, ya es navidad y, además de la típica felicitación del Corte Inglés, sufriremos el habitual bombardeo de mensajes aparentemente positivos desde la televisión. Pero entre todos esos falsos mesías, sólo uno se abre camino entre la oscuridad del consumismo. Sí amigos, es la Casa Real que aprovechando la nochebuena se beneficia de la coyuntura para intentar acercarse un poco más al pueblo llano.

Pues bien, desde que tengo uso de conciencia, he sido testigo de los regios mensajes que, todas las navidades, desentrañaban la actualidad política y social de esta nuestra gran nación. No ha habido tema capital que no haya sido tratado por tan notable líder, que si el terrorismo, que si la concordia y demás mandangas que nuestro monarca ha ido desmenuzando con su afilado verbo y su perspicaz raciocinio. Se puede decir que el buen hombre ha cumplido y ha logrado llegar al corazón de todos o casi todos los españoles, ya que siempre tiene que haber algún cordero que se salga del redil y tiña la navidad de tristeza con ideas republicanas. Tiene que haber de todo en esta viña del señor.

Teniendo como tiene una agenda apretada, una gran cantidad de temas de política internacional que resolver y, como no, ya que todos somos humanos, tiempo de asueto del que disfrutar; me llena de orgullo y pasión hispana el hecho de que se rebaje a dirigirse a nosotros, tristes ciudadanos de a pie que no llegamos a comprender lo que su puesto requiere en cuanto a dedicación. Puedo afirmar sin miedo a ruborizarme que este gran personaje es uno de los principales responsables de que las navidades sean unas fechas más felices.

A mi primera memoria vienen las imágenes de cuando en casa de mi abuela, antes de que comenzase la cena, todo se paralizaba para atender a la televisión y al ágil verbo de nuestro querido monarca. En aquella época, yo no era capaz de comprender el momento histórico que tenía ante mí, prefería quejarme o directamente irme a otro lado ya que me resultaba un momento de lo más pesado. Sin embargo, todos los presentes a excepción de los niños vivían ese instante del año con devoción y con sentimiento casi religioso.

Con el paso del tiempo ya empecé a discernir lo que el discurso navideño representaba, donde antes veía un señor que lo único que provocaba es que se interrumpiese el ambiente festivo, comencé a ver a un líder nato. Uno de los rasgos que lo diferenciaban era su pasmosa facilidad para dirigirse a las cámaras, con lo que parecía una memoria prodigiosa ayudada de una perfecta dicción, desgranaba una profunda disertación que en menos de quince minutos diseccionaba la realidad del país. Por otro lado, se codeaba de los mejores profesionales que hacían del montaje y la decoración un arte que podía llegar incluso al adolescente que yo era.

Por supuesto, en mi vida adulta no podía dejar de lado a tan grandioso ejemplo de humanismo. Me dediqué a estudiar con afán esta figura que sustentaba sobre sus hombros el peso de una nación. He podido comprobar como en cada uno de sus actos se hace valedor de la corona que sustenta y se convierte en un ejemplo de sacrificio. Es capaz, sin ir más lejos, de verse obligado a disfrutar del patrimonio nacional para evitar que éste se deteriore. Otro caso se constata cuando tiene que sacar a su numerosa familia (incluido el malvado Marichalar) adelante con la escasa asignación de ocho millones de euros; después de todo lo que hace por nosotros. La inclinación cinegética de este individuo, le lleva por ejemplo, a asesinar a media docena de osos pardos borrachos en Rumanía; las autoridades de ese país todavía están agradeciéndole la labor que realizó en el campo de la selección natural. Aunque, por otro lado, toda esta entrega tiene recompensa en forma de inmunidad jurídica y de las numerosas amantes que han gozado junto a nuestro viril dirigente. Es necesario gratificar la enorme entrega de este hombre.

En definitiva, fue la televisión la que provocó que conociese a este estratega que dirige desde la sombra de la modestia esta gran nación.
¡Gracias Don Juan Carlos y viva España coño!

Nacho Valdés (atascado en el puente)

11 comentarios:

Sergio dijo...

Viva. Me he partido de risa leyendo el artículo. Veo grandes dósis de inspiradísimo buen humor.
Yo también crecí ante ÉL. AUnque confieso que nunca le presté demasiada atención. Como bien retratas en el artículo, esas fechas son para otras cosas, como regalos o para ver cmomo tu madre que se pasa de copas y empieza a abrazarte. O la lamentable imagen de tu padre con chaquetas que repudiaria el mismo Prince. Son fiestas familiares. Espero que este año comente algo de la crisis del Madrid. Y que aporte soluciones, coño.

Felicidades. Me ha encantado.

Andresito dijo...

He de decir que solo al ver la foto ya me he emocionado.
Y el artículo, a la altura de las espectativas, me he reido mucho.

En cuanto al rey... creo que nunca a pasado de ver el gepeto de este personaje en todos los canales y apagar el televisor o irme a otra parte like a little kid.

raposu dijo...

Veo que por fin asoma por tus sienes, aun no plateadas, la madurez y el juicio sereno. Aunque nadie lo hubiera podido adivinar, yo sabía que tarde o temprano acabarías compartiendo cosas... con tu abuela.

Y esto no es nada. Verás como, a partir de ahora y superado este primer trance, añorarás no haber ido a la OJE en lugar de a los Scouts.

¡Esto es la forja de un nuevo pilar de la Sociedad!. ¡Felicidades!

futureve dijo...

Nacho, yo también me he reído mucho leyendo tu artículo. Me gusta el tono en que lo has escrito, de verdad que hay momentos que parece que estás convencido de lo que estás contando, ¡¡¡jaja!!!
Ay de aquellos que no han vivido esos momentos tan entrañables en Noche Buena en los que algún familiar espetaba: " sshhhhhtttt, A CALLAR, A CALLAR, que ya va..."

muchacho_electrico dijo...

Bueno, bueno, quien me lo iba a decir a mi que Ignacio caería bajo los influjos monárquicos. Tras leer tu artículo he llegado a una clara conclusión, ahora que la Infanta Elena se ha quedado soltera quieres camelarte a su Real Padre para poder tenerla entre tus brazos. Los que te conocemos sabemos que debajo de tu almohada guardas una foto de ella en bikini.

laura dijo...

Yo también me he reído mucho, pero cariño creo que te has pasado un pelín!!!!!!Me ha encantado ver que vuelves a estar super inspirado.
un besito.
Laura.

laura dijo...

Yo también me he reído mucho, pero cariño creo que te has pasado un pelín!!!!!!Me ha encantado ver que vuelves a estar super inspirado.
un besito.
Laura.

laura dijo...

Yo también me he reído mucho, pero cariño creo que te has pasado un pelín!!!!!!Me ha encantado ver que vuelves a estar super inspirado.
un besito.
Laura.

Nacho dijo...

Gracias por los elogios. Todo lo que soy se lo debo a Juancar, él ha sido mi modelo y mi inspiración a la hora de escribir.

Y sí Muchacho, tendré que estudiar el ataque a la infanta ahora que se ha quitado de encima al pestuzo de marichalar.

Besos a todos y doy la bienvenida a Futureve.

danny's dijo...

Bueno nacho yo no entiendo de este tema pero que lo he leido y escribes muy bien. sigue asi.

por cierto tenemos que meter contenido en el blog de los strufas y tambien teneis que dejar comentarios en mi blog jeje, os dejo la direccion.
http://teammusicandvideo.blogspot.com/

saludos a todos!

futureve dijo...

¡Gracias por la bienvenida!