jueves, diciembre 22, 2011

Fiestas

Hoy nos despedimos hasta el próximo año. Hemos tenido un gran año bloguero con muchas entradas, alguna que otra polémica y cantidad de opiniones para todos los gustos.
Merci a todos los que habéis entrado, opinado, discutido, amado, odiado y leído nuestras cosas.
El año que viene tendremos más cosas y la casa seguirá bien amueblada.

Para terminar, el disco del año:

martes, diciembre 20, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (41)


La disquería se despide hasta el 2012 con la mejor voz valenciana de todos los tiempos. Bruno fue un vividor-follador que dejó su vida en el asfalto de la N-III.
Feliz año,queridos hermanos

Palabras Usadas

Esta mañana, que venía con un par de temas en la recámara, resulta que escuché en el coche un temazo que hacía muchísimo tiempo que no tenía el placer de disfrutar. Además, se daba la casualidad que los Sex Pistols habían hecho una versión del mismo y me venía al pelo para la sección de hoy.
El caso es que, puesto que la ocasión la pintan calva, he decidido colgar estos dos hitos para disfrute del personal. Espero opiniones contrapuestas.





lunes, diciembre 19, 2011

En el ángulo muerto Vol. 128



Vida bohemia

Hoy Alfonso me ha enfadado pues me he levantado alegre, contenta y con ganas de gustarle. Por eso le he pedido al servicio que me preparase algo moderno, algo acorde con mi personalidad para vestirme. Me han llevado el desayuno a la cama y, después de darme un baño aromático que me ha dejado la piel tersa como si fuese una adolescente, me han dejado sobre la cama, para cuando saliese del cuarto de baño, un conjunto con minifalda para que mostrase las piernas pues saben que es una parte de mi cuerpo que me gusta lucir. Alfonso se había levantado temprano y estaba desayunando cuando me acerqué por su espalda y le acaricié la nuca, después le di un beso y me dio la sensación de que daba un pequeño respingo. Yo creo que no fueron imaginaciones mías pues la dama de llaves le miró con descredito y después agachó la cabeza a sabiendas de que estaba observando al que iba a ser el próximo duque de la casa de Alba. No sé cuál fue el motivo por el que se mostró tan torvo a esa hora de la mañana pero después de ni tan siquiera fijarse en mis piernas ni decirme ningún halago, se fue a jugar al golf según él para rebajar los nervios que tenía de cara a la boda. La verdad es que me hubiese encantado pegarle cuatro gritos, incluso pegarle un bofetón, pero al final lo que he hecho es callarme. Una señorita como yo no tiene motivos para rebajarse a luchar contra un villano pues, estrictamente hablando y por mucho que me pese, Alfonso por el momento no es más que plebe hasta que nos unamos en santo matrimonio. Estuve a punto de llorar pero, lo que me salió del cuerpo fue irme para, por lo menos, meterle el susto en el cuerpo.
Acabé llamando a Cayetana que, como de costumbre, estaba libre. Le pedí que dejase a mi nieta con la cuidadora y que se viniese por el palacio para contarle lo que había sucedido. Para decir la verdad, debo reconocer que siempre será mi niña pequeña y que más que una hija es una amiga. Coincidimos en multitud de cosas y, como yo, es una artista frustrada con una sensibilidad excepcional para la percepción artística. Desde pequeñita le gustaba acompañarme a la ópera, a museos y demás actos a los que constantemente me invitaban. Incluso, aunque resultaba curioso en una niña tan pequeña, le encantaba ir a los toros y disfrutaba con las distintas suertes. De hecho, sabía distinguir cuando tocaba estoque o muleta o incluso cuando el picador salía ella reconocía por el bullicio y la música lo que iba a suceder. Cómo disfrutábamos por aquella época y cómo echo de menos lo inserta que estaba en la alta cultura del momento. Lo de ahora no se puede llamar ni cultura ni nada por el estilo, ya no se dan esos actos tan bonitos en los que la aristocracia y artistas coincidíamos constantemente. En fin, ahora son otros tiempos y es la televisión lo que rige la actualidad. Cualquier pelagatos puede erigirse como ídolo de masas y ya no se respeta a los que realmente tenemos una ascendencia y un patrimonio que supone un garante de nuestra posición.
El caso es que la acabé convenciendo de que nos fuésemos a Ibiza, siempre me gusta ir a menudo pero aprovechando que por esta época ha hecho buen tiempo he decidido que lo mejor sería poner tierra de por medio con Alfonso que me da la sensación de que últimamente no me valora lo suficiente. Hice que me preparasen el equipaje y que un coche nos viniese a buscar, insistí en que me metiesen un biquini y después de hacer cambiar el vehículo por otro más apropiado, pusimos rumbo a esa isla mágica que tanto me ha dado en la vida. La verdad es que con el trajín del viaje y demás se olvidaron los problemas que había estado arrastrando toda la jornada pero el único elemento negativo fue que, a la llegada al aeropuerto, ya se había corrido la voz de mi llegada y la terminal estaba plagada de periodistas. Malditos sean, siempre tienen que empañarme mis momentos más felices. Aunque, en esta ocasión, no me venía nada mal para que Alfonso se diese cuenta de que le había dejado en Sevilla mientras yo me iba a disfrutar de la playa. Me abrí paso entre ellos haciendo aspavientos y quejándome por el asedio al que me someten, así me aseguré de que saliese en todos los medios. Si es que no hay nada como tener respaldo mediático para provocar una reconciliación.

Nacho Valdés

jueves, diciembre 15, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (40)


Por segunda semana consecutiva llego con retraso a la publicación semanal de mi sección. Mil disculpas para aquellos que sé que no pueden pasar mas siete días consecutivos sin poder leerme.
CAKE es uno de los grupos favoritos del Muchacho por varios motivos:
1) La voz de su cantante.
2) Hacer versiones que superan la original.
3) Los originales diseños de las portadas de sus discos.

Disfruten...

A day in the life

Hoy hubiesen cumplido 54 años el talento, la magia y los versos de oro y fuego de Antonio Vega.

Vietnam (Vol. 13)

Seguí a Foster Wallace
hasta la cueva donde dormía
con un ojo puesto en la soga
y otro en la literatura

Había restos de animales muertos
entre sus dientes
y mientras me hablaba
apretaba con fuerza el cuchillo

¿Recuerdas a Alberti soñando el mapa de España?
¿Y tus partes oscuras?
¿Dónde guardas tus partes oscuras?

Cayó la noche
y los demás llegaron
bellos y malditos
con sus textos manuscritos
en la piel de las mujeres
que amaron
y honraron

La mañana apareció
dejé atrás a Foster Wallace
y a todos mis miedos
pero algo sórdido
comenzó a crecer en mi
como un mar en calma
que desea ser tormenta

miércoles, diciembre 14, 2011

Delaletra


Raymond Chandler (Chicago, 1988 - California, (1959) empezó a escribir a los 44 años después de perder su empleo en una compañía petrolífica. A partir de ese momento, su vida cambió por completo y comenzó a escribir pequeñas historias "baratillas" sobre detectives, policías y asuntos sucios. Creó un personaje, Philip Marlowe, al que situó al frente de todas sus novelas y relatos. Marlowe,antihéroe arquetipo de la novela negra, fue la pieza exclusiva que hizó renovar el género policiaco tintándolo de dudas metafísicas, enfrentamientos morales, cinismo y filosofía.
Todo ello brilla de forma extraordinaria en "El largo adiós", novela de despedida del autor y que es la referencia absoluta del máximo esplendor de la novela negra. En ella, el autor, navega en busca de un asesino  mientras poco a poco va desmenuzando a su propio personaje hasta desnudarle por completo.
Confíen en Chandler. Yo siempre lo hice.
"Un personaje en primera persona tiene la desventaja de que debe ser mejor persona para el lector que lo es para sí mismo. Demasiados personajes en primera persona dan una impresión ofensivamente engreída. Eso está mal. Para evitarlo, no siempre deben darle a él la réplica de impacto o la réplica final. Ni siquiera con frecuencia. Que otros personajes se lleven los aplausos. Que él se quede sin chistes, en la medida de lo posible".

lunes, diciembre 12, 2011

A day in the life

El hijo pródigo de New Jersey hubiese cumplido hoy 96 años cantando mejor que nunca.

En el ángulo muerto Vol. 127



Diario de una duquesa

Debo reconocer que, a pesar de haber enterrado ya a mis dos antiguos maridos, estoy realmente nerviosa con el acontecimiento que se avecina. No puedo evitarlo pues, independientemente de la preeminencia de mi figura al final, como el vulgo, yo también tengo mis sentimientos y este tipo de eventos me afectan emotivamente. Qué le vamos a hacer, la sangre azul no termina de inmunizar para este tipo de asuntos mundanos.
Para quien no me conozca, dudo que en este país haya mucha gente en esta situación, mi nombre es Cayetana Fitz-Stuart y Silva o, como se me conoce vulgarmente; la Duquesa de Alba. Pertenezco a una familia que desciende directamente del rey Jacobo II de Inglaterra por línea directa, aunque esto no nos gusta destacarlo, de un hijo bastardo que como buen monarca tuvo lejos del regazo del matrimonio. Soy, según dicen, la persona del mundo que más títulos nobiliarios posee y, por poner un ejemplo, soy cinco veces duquesa y catorce veces grande de España. Es decir, tengo un reconocimiento que va acorde a mi abolengo y al cariño que la plebe, de manera habitual, me profesa haya donde voy. Por supuesto mi categoría social debe ir acompañada de vastas posesiones, fincas, palacios y demás componendas que van de la mano con la nobleza. Estoy orgullosa de lo que tengo en mi poder pues, en mi opinión, si todo esto estuviese en manos de particulares o gobiernos se echaría a perder. Como decían antes sería como echar margaritas a los cerdos, si no tienes una formación adecuada, si no te has criado en este tipo de residencias admirando el legado artístico que tu familia ha ido acumulando durante generaciones difícilmente podrías cuidarlo. Esto no es una opinión, para mí es un hecho constatado pues he comprobado como decenas de nobles venidos a menos han visto su herencia desmenuzada a manos de sus herederos hambrientos de dinero y de llevar una vida de excesos y sin limitaciones de ningún tipo. Por este motivo he procurado educar a mis hijos desde el respeto al pasado, la tradición y demás valores que sustentan la Casa de Alba. En fin, este es otro cantar del que seguro tendré tiempo de hablar.
Lo que quiero transmitir, por medio de estas confesiones, son mis sensaciones antes del enlace con mi futuro marido: Alfonso Díez. Pretendo dar una imagen de normalidad y compartir, con todos aquellos que me profesan su admiración de forma constante, mis sentimientos acerca de esta boda que, para ser fiel a la verdad, me tiene últimamente un tanto nerviosa. De hecho, el médico me ha recomendado que baje el ritmo con los preparativos y demás pues el otro día me subió la tensión y tuve un pequeño vahído que me tuvo indispuesta y no me permitió hacer una de las pruebas del vestido de boda que Víctor y Luis están haciendo para mí. Para el que no lo sepa, pues yo les trato con la familiaridad que los muchos años de amistad merece, son Victorio y Lucchino, esos genios andaluces de la moda que tanto amo. El caso es que una vez repuesta pude probarme su creación y, para no engañar a nadie, debo decir que me vi la novia más guapa del mundo. Ya sé que tengo unos años pero nadie como unos amigos de toda la vida para realzar mis virtudes naturales, debo decir que estoy muy satisfecha y espero que todos los asistentes, en especial Alfonso, por supuesto, se queden sin habla cuando me vean acercarme a la capilla de mi Palacio sevillano. Para la noche de bodas, pues todavía no he yacido con Alfonso y él parece ser de mi misma postura y quiere esperar al momento idóneo, tengo preparada una sorpresa que, a buen seguro, no le dejará indiferente. Si lo veo adecuado, ya hablaremos de esto más adelante, cuando esté en alguna playa paradisiaca disfrutando de mi luna de miel.
Por el momento estoy contenta con el apoyo que estoy recibiendo y con el calor que me llega del pueblo pues parece, y no es una impresión mía, que la ciudad se está engalanando y volcándose en mi boda. Debo decir, antes de terminar con esta primera entrega de mis testimonios, que estoy tremendamente satisfecha y feliz con el trato que toda España está ofreciéndome desde que el populacho se enteró del feliz acontecimiento. Tengo innumerables felicitaciones y ofertas para pasar la noche de novios en hoteles, pueblos y ciudades a lo largo y ancho de toda la geografía patria. Incluso me han ofrecido televisar la ceremonia y, aunque me he negado para mantener cierta intimidad, debo decir que es un detalle que me ha llegado a lo más profundo pues no esperaba este interés por parte de medios, pueblo e instituciones. En fin, la próxima semana revelaré más secretos.

Nacho Valdés

jueves, diciembre 08, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (39)

Divina estás programada para el baile
y en la brillante nave te deslizarás
en tus manos de metal hay reflejos de rosas
y viento y coches, gentes del ayer.

Mi cosa te diré cuando cante la luna
y tu cara será una estrella sobre mi pedestal.
Suavemente abrazada a tu loco impasible
bailaremos toda la vida en los bailes de Marte
¡rock!

Tú hablas de la luz y yo hablo de la noche
cuando los monstruos tienen nombre de mujer.
David Bowie lo sabe y tu mami también
hay cosas en la noche que es mejor no ver.

Te veo bailar con pegatinas en el culo
y mueves con tu ritmo la cara de tus fans.
Eres una bruja de oro, eres un pequeño gangster
estuviste con Kaka de luxe pero no te oí cantar
¡rock!

miércoles, diciembre 07, 2011

Palabras Usadas

Dos aragoneses.
Dos nombres de actualidad y una canción estratosférica.
Nunca más escribió nadie mejor sobre la culpa, el deseo y el destino en el formato de canción.
"Han caído los dos" versión Radio Futura versus Enrique Bunbury.

lunes, diciembre 05, 2011

En el ángulo muerto Vol. 126


Cerca de Dios

Siempre he considerado que Dios, nuestro Señor, se muestra todos los días delante de nuestras narices mediante la Creación que nos ha regalado. Animales, paisajes, vegetales y el propio mundo son ostentaciones patentes de la omnipotencia divina que nos empequeñece y nos pone a su servicio. Debo reconocer que es en el campo, en medio de la Naturaleza, donde doy rienda suelta a mi fe y donde más cercano me siento de Él. Disfruto enormemente paseando, subiendo peñas y atravesando bosques en los que me deleito con la variedad y riqueza del espectáculo divino que supone un regalo para los sentidos.
En los últimos tiempos he dado un paso más allá pues considero que el uso que podemos hacer de este patrimonio de los católicos puede ser más enriquecedor si cabe. Hace unos años, por casualidad, me encontré con un ave herida que era incapaz de volar o valerse por sí misma. Estaba claro que iba a ser una presa fácil y que iba a morir lentamente o devorada por algún depredador, el caso es que apiadándome del pobre pájaro le pise la cabeza para acabar con su agonía. El rechazo inicial dio paso a un disfrute que me tuvo pensativo durante varios días, ¿sería un sádico? ¿Disfrutaba acaso de la desgracia y destrucción?
Pasé un par de semanas sin hacer mis típicas excursiones campestres, no deseaba tener otro encontronazo con animales a los que quizás, por alguna fatalidad, tuviese que aliviar su dolor. Debo reconocer que estaba acobardado, que la experiencia con la que había disfrutado me resultaba extraña. ¿Cómo era posible que un católico practicante como yo se deleitase con la muerte de una criatura de Dios? Estaba a punto de esquivar mis gratos paseos cuando encontré la solución a esa paradoja; Dios nos había creado como cabezas de la Creación, dotados de inteligencia como estamos los seres humanos somos los dueños y señores de todo lo que nos rodea. Acudí a los Padres de la Iglesia y me imbuí en la lectura de los comentarios bíblicos que me llevaron a descubrir la verdad de nuestra relación con el mundo animal: está a nuestro servicio y es nuestra obligación hacer uso y disfrute de ese legado que recibimos cuando fuimos creados ex nihilo por nuestro Señor.
El caso es que lo tenía claro, me compré una escopeta de caza y comencé a realizar prácticas de tiro en un club de campo en el que, curiosamente, había mucha más gente con mis mismas ideas. El ambiente era excelente y, además, podía llevar a mi señora para que disfrutase de la grata compañía del resto de damas católicas, apostólicas y romanas que con gran decoro acompañaban a sus maridos los fines de semana. En cuanto me hice con el arma, disparé en infinidad de ocasiones contra blancos, discos y demás artilugios hechos para ese propósito. Finalmente, en compañía de uno de mis nuevos amigos del club de tiro, salimos al campo para realizar prácticas reales con objetivos de verdad. Empezamos por lo básico, perdices y cosas por el estilo que, para ser fieles a la verdad, prácticamente se volatizaban con la munición que utilizaba. Mi compañero me recomendó que disminuyese el calibre pero yo estaba convencido a subir el tamaño de las presas. De forma natural, pasé a la caza de conejos que resultaban bastante escurridizos y con los que conseguí cierta práctica en el disparo sobre objetivos móviles. Tras un par de temporadas de caza con pequeños mamíferos he dado el salto a los jabalíes, eso sí que resulta un verdadero placer. Esperas pacientemente en tu observatorio, le ves hozando y cuando está tranquilamente buscando su alimento acabas, por mediación de la autoridad que Dios ha depositado en ti, con su vida. Lo que más me gusta es cuando todavía están heridos y puedes rematarlos. No sé porqué pero resulta emocionante salir del escondrijo y volver a disparar a bocajarro para, en último lugar, sacar el interior de ese enorme animal para evitar que la carne coja mal sabor. En definitiva, desde que salgo de caza mi frustración ha disminuido enormemente y, de hecho, cada vez me mortifico menos. Aunque, de vez en cuando, no puedo evitar el darme el placer de fustigarme la espalda un poco. Yo soy así, no puedo esquivar mi naturaleza católica y practicante.

Nacho Valdés

viernes, diciembre 02, 2011

BOLA EXTRA 2

La canción que nos emocionó a todos. "No mas lágrimas"

BOLA EXTRA

Como complemento al espléndido backstage de Nacho, os invito a que disfrutéis de las dos versiones con las que nos deleitó Juan Perro en el bis del concierto.

A day in the life

!Ouuh Yes¡
Wilco regresa a España en mayo. Será en el PRIMAVERA y tal vez estemos allí.

En el Backstage Vol. 32


Aullidos a la luna llena

El mes de noviembre llegaba a su fin, no sé si con luna llena o no, y el Perro se acercaba por la cuenca del Turia para mostrarnos de lo que es capaz. Nos emplazó en el teatro Olympia y, situándonos en la primera fila como ha atestiguado la prensa local, disfrutamos de Juan Perro o, para aquellos que le conozcan por su nombre auténtico, Santiago Auserón. Yo, que no soy muy amigo de los conciertos lejos de las salas, debo confesar que el recital que nos presentó se adecuaba perfectamente al añejo lugar donde nos había citado. De hecho, seguramente debido a la solemnidad de butacas y adornos y a que no se podían beber copas, fue totalmente apropiado hacerlo en tal ubicación puesto que la noche se presentaba acústica y si el sonido o el público no acompañan puede traer problemas para la audición y, por supuesto, el deleite. Esa noche no tuvimos ninguna complicación, disfrutamos íntegramente de este personaje magnético que nos llevó sin dificultad a su terreno.
Santiago apareció puntual acompañado de un sombrero que provocaba que se mostrase más elegante si cabe, a sus cincuenta y siete años este artista sigue cumpliendo años como si el tiempo no pasase por él. Lo primero que hizo con un discurso pausado y culto fue crear el ambiente propicio para que, de alguna manera, conectásemos mágicamente con lo que nos tenía preparado. La atmósfera en penumbra, su cercanía y su carisma consiguió lo que se proponía e hizo de ese teatro una reunión de fieles al Perro que se dejaron llevar por su lírica musical. Yo, que no era seguidor de Santiago, debo decir que me sorprendió más que gratamente y que me hizo disfrutar muchísimo con su actuación. Hizo de la parquedad de la puesta en escena y de la propuesta acústica un valor más que un obstáculo y, de esta manera, logró la intimidad necesaria para llevarnos con él al terreno de sus letras trabajadas y ambiguas que no dejan indiferentes por su sencillez y, en algunos casos, profundidad. Pues es lo que hace este tipo, construir algo sencillo y en apariencia sin pretensiones que, sin embargo, cala en el espectador hasta lo más profundo de su ser. Así, consigue algo que siempre se me ha antojado complicadísimo; hacer lo difícil fácil sin aparente esfuerzo.
A nivel musical estuvo acompañado a la guitarra por Joan Vinyals, un maestro del instrumento de cuerdas que me dejó entusiasmado. Se atrevió con todo tipo de suertes y arreglos y llevó la voz cantante en el tema de las seis cuerdas; los ligados, bendings y demás recursos fueron utilizados con precisión cirujana y con el alma necesaria como para llenar el teatro con su sonido. Fue increíble cuando el tipo, después de que Santiago le diese entrada, realizó una serie de adornos que iba tarareando para después traducirlos por medio de la acústica. Santiago, que también iba armado con guitarra propia, hizo de acompañante y estuvo a la altura de la noche ejecutando las piezas desde un ángulo más sencillo. Donde no escatimó en esfuerzos fue en uso de su mejor recurso: la voz. A pesar de que estaba constipado y un tanto amarillento, cantó maravillosamente y con una calidad de la que pocas veces había sido testigo en directo. Con su estilo personal recorrió éxitos pasados y presentes e incluso se arrancó a capela sin ayuda de la amplificación. Ese fue uno de los mejores momentos, cuando se acercó a las escaleras de subida al escenario y lo dio todo sin necesidad de ayudarse de ningún recurso electrónico. Increíble.
Por otro lado, este concierto me ha permitido entender una de las opiniones controvertidas de un buen amigo. Comprendí como la autenticidad de Santiago, que ha viajado por todo el mundo en busca del son cubano, los sonidos africanos, el rock and roll americano y el blues de raíces de Nueva Orleans, es llevada hasta un idioma común que nos permite comprender estos sonidos foráneos pero desde la voz española. Es decir, Santiago hace de la fusión una realidad cuando convierte estas músicas populares de lejanos lugares en algo propio que podemos comprender gracias al uso de un idioma y un contenido con el que compartimos un legado cultural que nos llega mediante las letras que construye. De esta forma, he visto el mérito que conlleva el hacer uso de recursos extraños para hacer música en español pues lo fácil sería el utilizar el inglés para acercarse a estos ritmos tan apartados de la península.
En definitiva, una enorme noche en la Santiago aulló a la luna de los focos y en la que nos hizo vibrar con todo el talento que atesora en su distinguida figura.

Nacho Valdés

jueves, diciembre 01, 2011

Vietnam (Vol. 12)

Creí
que todas esas palabras
eran de verdad.
Rocas de un mar nocturno
para el barco de nuestro destino.
Pero a medida que las iba expulsando
como en un largo y sufrido parto
entendí que poco o nada decían de nosotros
esos adornos crespusculares sin luz verdadera.
Hoy,
sintiéndolas extrañas a pesar de ser mías,
encuentro mucho más cercano
un simple te quiero
a todo ese proyecto de ruina planificada.
Ahora que ya nunca estoy solo
no me reconozco en mis partes oscuras
esas que tanta luz tuvieron
y que en este instante parecen formar parte de otro yo
anquilosado en un pasado lejano.
De vez en cuando la pistola da la vuelta
y apunta a mi cara
pero nadie hay para apretar el gatillo
porque sé que no vale la pena morir
que toda mi vida esta en sus ojos y en sus manos
porque hoy soy otro
mucho mejor de lo que nunca fui.
Es por eso
que las falsas palabras nunca harán sombra
a una mañana abrazado a mis hijos
soñando con todo lo que nos queda
por vivir.

miércoles, noviembre 30, 2011

En el Backstage Vol. 31


El largo viaje de un intimista

Lleva ya muchos años el señor Krahe en la brecha, recorriendo salas, ciudades y todo tipo de locales en los que mostrar su buen hacer para con las letras y la rapsodia. Es por esto que se le debe antojar como un vicio o manía el andar por ahí deambulando a una edad, que aunque menor de lo aparentan sus canas, barbas y figura, ya no es la de un mozalbete que pueda enfrentarse como si tal cosa a los tubos de whisky que se arrea sin remisión. El caso es que recaló en Valencia, en la sala Wah Wah donde le recibimos con los honores que tamaño orador, pues difícilmente puede ser catalogado de cantante, merece desde hace lustros.
El lugar era el adecuado pues no tiene sentido introducir a este prohombre de la lírica en un lugar con mayor aforo, el local recogido era mucho más pertinente para que nos ofreciese el recital que estábamos esperando dubitativamente. La duda no respondía más que a la ignorancia, por lo menos en mi caso, pues, lejos de conocer la obra de este creador, únicamente sabía de algunos temas imperecederos y lo que mis mayores me habían contado. Toda referencia parecía representar a la leyenda, a tiempos pretéritos en los que se hacía música con un guitarra, una turuta, cuatro amigos y grandes dosis de alcohol y drogas blandas. Los tiempos han cambiado, eso no cabe ni cuestionárselo pero, lo que sí me quedó claro, es que este tipo de creaciones que juegan con el lenguaje y la ironía siempre estarán presentes y actuales para aquellos que mantengan un espíritu atento que pretenda deleitarse con las referencias culturales y poéticas, siempre de carácter mundano y banal, que realiza el señor Krahe. Es decir, en estos recitales se va alternando con gran sorna los elementos clásicos de la cultura occidental con los más cotidianos y accesibles. Ahí se encuentra la clave que Javier maneja con soltura, consigue un uso sutil y elevado del lenguaje con una métrica y una rima cuidadas hasta el máximo detalle que trata de los temas más vulgares y costumbristas. De esta manera, todos los que fuimos testigos del concierto pudimos disfrutar a carcajada viva de las ocurrencias de este tipo de barba blanca y figura escuchimizada.
El público, que era realmente variopinto y mucho más joven de lo que me esperaba en un principio, atiborró la sala y ejemplificó de manera práctica cuál es el motivo por el que Krahe es considerado como cantautor de culto. Es increíble que, en estos tiempos en los que la música en vivo sufre por abrirse camino, venga este hombre con todos los años del mundo a sus espaldas y consiga reunir a una concurrencia que inunde una sala de manera categórica. Ya fue una sorpresa saber que había vendido todo el aforo pero, mayor fue cuando comprobé que la media de edad se acercaba más a la mía que a la de Krahe. Por otro lado, es digno de mencionar el estado de forma en el que está este hombre de caústica presencia. Por un lado le acompañaban los consabidos whiskys con los que llenaba un vaso de tubo hasta el borde mismo y que iba sorbiendo a pequeños tragos y, por otro lado, la voz rota por mil pitillos con la que más que cantar entonaba sus juegos de palabras y retruécanos que nos llevaban desde lo vulgar a lo noble sin hacer pausas que permitiesen percibir el cambio de registro. Como buen trovador, no eran pocas las historias personales cargadas de ficción con las que entretuvo los entreactos y tiempos muertos. Por supuesto el resultado fue la hilaridad y la risa entusiasta de todos los que presenciamos el espectáculo.
A nivel musical la cosa era bien parca pues, además de la voz destrozada y débil del cantautor, contaba con guitarra y contrabajo que también acompañaban a los coros. Las composiciones fueron sencillas pero hicieron su labor a la perfección, permitieron que brillasen los ingeniosos embustes versificados y milimétricamente medidos con los que Krahe nos regaló una noche realmente especial. Como asunto excepcional, rescató una turuta con la que hizo alarde de su sencillo manejo en una de sus composiciones. Vamos, todo un guiño al pasado. Me quedo con tres canciones que me llamaron mucho la atención; la versión abreviada de la Odisea, la canción construida con esdrújulas y la canción protesta que criticó a listillos y demás elementos estrambóticos. Y, por supuesto, me quedo con la gran humanidad, cinismo y magnetismo que irradiaba el señor Krahe. Todo un grande.

Nacho Valdés

Delaletra



Uno de los imprescindibles

Esta semana me gustaría hablar de uno de esos libros que todos comentan que resulta ineludible y que yo, sin embargo, no leí hasta la semana pasada. Se trata del Guardián entre el centeno de J. D. Salinger y del que llevaba detrás de su lectura bastante tiempo aunque, por uno u otro motivo, siempre acababa esperando una mejor oportunidad.
De esta obra, más que la novela en sí, me llamaba la atención el extraño periplo vital de su autor que pasó de los laureles y glorias literarias tempranas a su reclusión, creo recordar en la campiña británica, con respecto al resto del mundo. El caso es que consiguió muy joven el éxito y la posibilidad de trabajar escribiendo, cosa que muchos matarían por conseguir, para después darle la espalda a esa merecida fama. En fin, que este asunto me ha venido llamando la atención desde hace mucho pues quizás yo sería uno de los más que dispuestos a pactar con el diablo por lograr la gloria literaria.
En cuanto a la novela, que debo decir me gustó y entretuvo bastante, hay que decir que está más recomendada para una etapa adolescente. Esto no quiere decir que un adulto no pueda disfrutar de la misma pero, desde mi opinión, es en esa época en la que puedes sentirte más identificado con las vacuas rebeldías del púber protagonista. Sin embargo, lo que sí debo reconocer es la maestría con la que Salinger muestra la conciencia y diálogo mental de un muchacho consigo mismo. En este sentido sí que se trata de una obra que, sin conllevar demasiado contenido, permite que aborrezcamos, nos identifiquemos y regocijemos con los vaivenes hormonales que afectan a la actitud del personaje de este relato que poco nos cuenta pero que da con muchas de las claves antropológicas referidas a la juventud.
En definitiva, una pequeña obra con una enorme prosa que recomendaría a todo tipo de lectores.

Nacho Valdés

A day in the life

Así se oye y se ve lo nuevo de Enrique Bunbury:

FOTOBLOG


Foto extraida de los Medios que cubrieron el concierto de Juan Perro.
Alguien conoce a esa gente de la primera fila????

martes, noviembre 29, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (38)


Sirva este video como aperitivo al puchero que degustaremos esta noche en el teatro Olympia de Valencia.
Podrán saborear la esencia musical de Cuba, New Orleans, Jaimaica incluso el África mas negra.
Cierren los ojos y degusten rock, son, jazz, blues y swing en una sola cucharada.

Abrazos

A day in the life


10 años sin la magia de GEORGE HARRISON

A day in the life


Christina Rosenvinge cumple 47 añazos y repasa su carrera con "Un Caso Sin Resolver", una caja de 4 cds que parte de sus inicios de punk adolescente con Los Neumáticos hasta su actual y cool carrera como cantautora indie respetada.
Muchas son las etapas por las que ha transitado Rosenvinge y si algo se puede decir de ella es que lo ha hecho con credibilidad y honestidad.
Esta misma tarde graba un concierto privado para Radio 3 que se emitirá el próximo jueves a partir de las 10h.
Sin duda, este compilado musical es un gran regalo para las navidades.
Que más podemos decir: pasan los años y Christina,nena, cada día estás más buena

lunes, noviembre 28, 2011

En el ángulo muerto Vol. 125


Deus ex machina

Que el mundo actual está mal es un hecho palmario, no hay más que ver lo que sucedió este verano cuando las juventudes católicas quisieron celebrar los valores humanistas cristianos junto al Papa y fueron tachados de invasores. ¿Cómo es posible que tal como van las cosas se den este tipo de ataques indiscriminados? ¿Cómo se pueden permitir estos atropellos contra aquellos que mantienen la concordia en este mundo que se va a pique?
En fin, preferiría no hablar de estos temas, y menos en estos términos tan duros, pero considero que la crisis económica y política que estamos sufriendo está íntimamente relacionada con la decadencia espiritual que asola Europa desde hace por lo menos doscientos años. Es inconcebible la manera en que el ateísmo y la sinrazón se han ido apoderando de todas las esferas sociales, me da la sensación de que Dios ha pasado de moda y que ya no resulta adecuado mostrarse como un católico de base que ama y respeta al prójimo (eso sí, siempre que sea creyente y practicante). Es cuanto menos extraño que algo que, desde mi opinión y la de cualquiera con dos dedos de frente, resulta positivo para todo el entorno sea rechazado y atacado sin piedad. Yo, desde mi humilde posición estoy intentando revertir este momento impío con todas las fuerzas y recursos que tengo a mi disposición. Por ejemplo, en mi empresa, que es una constructora mediana, me he dedicado a realizar entrevistas, cuestionarios e incluso seguimientos para saber de los hábitos de mis empleados. Se sorprenderían ustedes de la cantidad de basura a la que se puede acceder únicamente ingresando en las redes sociales de la gente y, por otro lado, me resulta todavía más increíble que dada la cantidad de perversiones de las que se hace alarde público en estos lugares, no sean clausurados y sus promotores encarcelados por atentar contra la moral y las buenas costumbres. O, más bien, deberíamos regresar a los felices tiempos en los que se celebraban autos de fe y los apostatas y demás herejes eran quemados vivos para que expurgasen sus pecados. Tampoco quiero dejarme llevar por la emoción pero, desde mi situación, intento contribuir a que los valores del cristianismo primitivo vuelvan a estar vigentes. Para este fin, tal y como estaba contando, me valgo de todos los recursos a mi alcance. Por ejemplo, los domingos mis empleados deben acudir a la parroquia a la que perteneczo para comulgar, escuchar la homilía y, sobre todo, para someterse al sacramento de la confesión pues no quiero a mi alrededor a nadie que pueda, por su irreverencia o errores cometidos, contaminar mi entorno. Se puede decir que he creado una especie de burbuja en la que prevalece la bondad y los intereses católicos. No han sido pocos los que he despedido por culpa de estos asuntos y he pagado la indemnización gustosamente pues he pasado muchos años en los que mi precariedad no me permitía hacer lo que consideraba correcto. Ahora, por fin, tengo la sartén por el mango.
Últimamente creo que he logrado el lugar perfecto para el trabajo pues considero que todos los integrantes de mi pequeña comunidad, así me gusta llamarla, están en el mismo proyecto común que va más allá de la construcción de viviendas. Además, contribuyen con parte de su sueldo a las obras caritativas que estoy emprendiendo con la fundación que creé hace menos de dos años. Es maravilloso comprobar como, por iniciativa personal, pues prácticamente no tengo que presionarles, donan ese dinero con el que estoy llevando mis ideas un paso más allá. Si todo marcha como espero quizás ese proyecto sea el que mantenga mi nombre vivo y, quién sabe, quizás acabe siendo beatificado para acabar incluido en el canon del santoral. En fin, será mejor no dejarme llevar por mi vanidad y que no fantasee con estos asuntos tan serios.
El problema real, lo que me preocupa, es la sociedad que estamos creando para nuestros hijos y nietos. El nihilismo, el descreimiento y la falta de perspectivas para con un proyecto común está haciendo del mundo un lugar peor. A veces, cuando estoy en mi cama después de rezar mis oraciones me gustaría ser americano y poder llevar un arma para deshacerme de toda la inmundicia que veo en mi entorno. De verdad, dispararía contra todos esos liberales que se piensan que pueden andar por el mundo sin respetar a nada ni nadie, cómo disfrutaría. Sin embargo, sé que esos pensamientos son maliciosos y no puedo llevarlos a efecto. Por ese motivo me mortifico, para evitar que algún día haga lo que mi mente me lleva a considerar con seriedad; conseguir un arma y matar, qué se yo, a todos los mierdas que van a un concierto o que hacen botellón sin ningún tipo de consideración. Cuando no puedo más de la rabia me levanto, cojo un pequeño látigo que tengo y me abraso la espalda hasta que me tranquilizo. Así me encuentro mejor y la maldad innata que hasta yo mismo llevo en mi interior se disuelve, justo en esos momentos es cuando me siento más cercano a nuestro Señor.

Nacho Valdés

sábado, noviembre 26, 2011

A day in the life

Hola xics i xiques. El proper diumenge 27 de novembre esteu convidats a l'actuació de Carles Chiner que tindrà lloc en el Bar El Temple, a Quart de Poblet. L'adreça és Avinguda de Sant Onofre nº 60.
L'hora del concert: les 20:00. Si no teniu res a fer i us abelleix escoltar un grapat de cançons originals junt a algunes versions conegudes... APUNTEU-VOS!! No vos en penedireu, promet donar un bon espectacle!


viernes, noviembre 25, 2011

jueves, noviembre 24, 2011

Vietnam (Vol. 11)

Soy un cabrón
y siempre te diré la última palabra.
Cambiarás de camisa
pero ya nadie te librará de ese olor.
Me río
de mi imagen en el espejo
Mientras aparto con la mano la carne quemada por el amor de ayer.
Los rostros me vigilan
y aprenden
de mi locura
cada día una cosa nueva.
Soy un delirio
clavaré esta nota con un cuchillo en la pared
para que todo el mundo pueda saber lo que te pasó.
Soy un cabrón
el mejor de mi generación
y buscando redención
encontré en el deseo un pecado mejor.

Y ahora la culpa diseña mi estatua interior
Y ahora la culpa me niega un porvenir
Y ahora la culpa es lo único que queda de ti. 

miércoles, noviembre 23, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (37)


Secrets Songs (vol.5)

Si la semana pasada dejaba con la boca abierta a mas de uno con los cantares de Pesci,estoy seguro que lo que suena en esta entrega también sorprenderá gratamentemis a mis queridos lectores.
Como bien reza el encabezado, vuelvo a retomar esas canciones inéditas a las que solo tenéis acceso gracias al Muchacho y os presento una canción de Tequila grabada únicamente para el mercado anglosajón.

martes, noviembre 22, 2011

A day in the life


Nacho Vegas presenta "Cómo hacer crac",un nuevo EP de seis canciones que sigue en la línea creativa y estilística de su anterior trabajo "La zona sucia".
Este formato es muy habitual en la carrera del asturiano y no hay que considerarlo como una selección de rarezas, bootlegs o versiones sino como unas canciones poderosas a la altura de sus discos más emblemáticos.El disco puede conseguirse gratuitamente desde la web de Radio 3 en la cual según el propio autor "más se ha hecho por la música".
El EP incluye un texto escrito por el propio Vegas y en el que, a través de seis puntos, nos habla del leit motiv que produjo el disco y de sus consecuencias.
La canción elegida para la presentación lleva el mismo título que el disco "Cómo hacer crac" y surge a raíz de las recientes protestas y propuestas ciudadanas en busca del cambio.

Palabras usadas

No es ninguna novedad afirmar que los Beatles realizaron una poderosa influencia sobre la música posterior y la de su tiempo, muchos artistas de su época estuvieron eclipsados o hipnotizados por sus creaciones. Sin embargo, de entre todas las versiones que he escuchado del catálogo Beatles quizás me quede con la de hoy. El malogrado Otis Redding, que terminó sus días como muchos otros en accidente de aviación junto a su banda, realiza un emocionante giro al más que conocido Day Tripper. Personalmente, y sin desmerecer a los Liverpolianos, me quedo con este grande del soul y el rhythm and blues. Juzguen ustedes...





lunes, noviembre 21, 2011

En el ángulo muerto Vol. 124




Los sacrificios de la Casa Real

El otro día, viendo la gran ficción española Cuéntame cómo pasó, caí en la consideración de un tema fundamental para el devenir de nuestra gran nación y que se me había pasado por alto. El asunto en cuestión afecta de manera primordial a nuestra monarquía y a los enormes logros que a lo largo de estos decenios han alcanzado, éste en particular es de gran importancia y me sorprende el hecho de que ningún tertuliano, periodista o columnista lo haya tratado con anterioridad.
La cosa sucedió de la siguiente manera. Yacía yo viendo las venturas y desventuras de los Alcántara cuando apareció una imagen de archivo de Juan Carlos I, nuestro glorioso líder. El comentario de la abuela de la familia, de la que no recuerdo el nombre, fue el siguiente: “mira qué guapo, si es que hasta parece extranjero”. Esa en apariencia inocente observación me llevó a recordar que mi abuela hacía el mismo tipo de apostillas cuando yo era pequeño. Y, efectivamente, la imagen de nuestro monarca era la de un tipo alto, bien plantado, rubio y con una dicción bastante más clara que la que tiene en la actualidad. Me quedé sorprendido y dubitativo, cómo era posible la transmutación que se había dado en los últimos años y que le había llevado a convertirse en un tipo achaparrado, calvo, más bien encogido y constantemente lesionado. Evidentemente, en lo primero que pensé fue en la edad que a todos nos afecta por igual independientemente de la sangre azul que corra por las venas del susodicho pero había algo más pues la mutación ha resultado espectacular. La cuestión me acompañó durante varias jornadas hasta que di con la clave para solucionarla. En realidad se trataba de una de las jugadas maestras que la Casa Real había llevado a término para conseguir la unidad estatal y el beneplácito de todos los súbditos.
Para que no quede lugar a dudas respecto a mi argumentación lo explicaré con más calma. Lo que defiendo, y estoy seguro de que no me equivoco, es que Juan Carlos, que había recuperado la institución monárquica después de la travesía por el desierto, había llegado a su preeminente puesto con una pinta demasiado europea. Aquí en España no somos ni rubios, ni altos y nuestro tono físico en nada se asemeja al de alemanes, ingleses u holandeses. Qué hacer ante este problema que podía llevar a la desintegración del país. Pues muy fácil, españolizarse, recuperar los atavismos típicos y clásicos de nuestra piel del toro. Por este motivo sospecho que la familia real al completo ha ido sometiéndose a un duro entrenamiento que les ha llevado a lograr el aspecto que lucen en la actualidad.
Creo que lo primero que hicieron fue dedicarse a su descendencia pues era el objetivo más sencillo, supongo que unos embarazos cuajados de privaciones o ingestas de algún tóxico consiguieron su propósito. El primer vástago real, Felipe, les salió demasiado extranjero pues también lucía una pelambrera rubicunda y una planta demasiado recia e imponente como sus progenitores. Fíjense ustedes como ha logrado oscurecer su cabello y, probablemente, en breve comenzará a lucir una incipiente barriguita. Sin embargo, con la infanta Elena dieron en el clavo pues parecía salida del documental de Buñuel que denunciaba la situación en las Hurdes. A partir de ese punto la cosa era más sencilla, ya tenían la materia prima y únicamente debían continuar con su degeneración. Para completar el conjunto qué mejor que aumentar la familia política con personajes como Marichalar o Urdangarin. El primero un lelo snob y carca y el segundo, que ha tardado más en destaparse, un chorizo que bien podría ser de cantimpalos (grandiosa denominación de origen de estos simpáticos embutidos). Vamos que la jugada ha resultado perfecta y todos, después de este intenso período de españolización, nos sentimos más identificados y cercanos a nuestra querida monarquía. Así que no sólo se trata de personajes campechanos, joviales, accesibles y gente de su tiempo (siempre me ha encantado esta definición, ¿se puede ser de un tiempo distinto al que se pertenece?), sino que además han hecho un proverbial esfuerzo y han logrado mutar para evitar envidias y maleficencias.
De todas formas, lo que más me ha sorprendido es el hecho de que el Museo de cera de Madrid se había adelantado al curso de los acontecimientos y ya, con la estatua que realizaron hace años, se habían adelantado visionariamente al curso de los acontecimientos. Mi más sincera enhorabuena a estos artistas tan poco reconocidos.

Nacho Valdés

viernes, noviembre 18, 2011

A day in the life

El Late Show with David Letterman es un programa referencia de la televisión americana. El "late night" arquetipo ha dominado las noches televisivas desde 1993 en diversos formatos.La música en directo siempre ha acompañado al bueno de David y las bandas de rock le rinden pleitesía por su esfuerzo y dedicación.
Cada cierto tiempo una banda realiza un concierto completo que el programa emite en directo y sin trampas.
El último grupo en presentar su directo allí ha sido Wilco y su "The Whole Love".
Os dejo aquí la canción que da título al disco y que, para un servidor, es la mejor del disco.
Buen fin de semana:

jueves, noviembre 17, 2011

A day in the life

12 años sin  Enrique Urquijo

Vietnam (Vol. 10)

Llueve
y sobre las cabezas
de los niños
crecen 
flores del tamaño
de rascacielos.
Yo,
apoyado en la ventana
del abismo
busco en la radio
una canción para amar
pero
todo está seco
y desierto en las ondas.

Por un instante,
la lluvia ofrece trato
al sol
y es entonces
cuando ella
regresa a mí como
una tormenta
de verano
y recuerdo cuando la llamé
la noche
antes de su boda
para decirle
“te quiero, no tengo vida desde que te fuiste”
y ella contestó
“no vuelvas a llamarme”.

Y de nuevo
me pongo a mirar por la ventana
esperando
que la lluvia dé
por cerrado el trato con el sol
y pueda por un día
ser de otra vez yo mismo
y deletrear sin problemas
s-e-a-c-a-b-ó.

miércoles, noviembre 16, 2011

Delaletra


El mito de Elvis contado por un fan quizá no sería, a primera vista, una referencia de confianza. Sin embargo, cuando hace unos años mi santa madre me regaló estos dos libros esa perspectiva se borró completamente de mí. Los dos volúmenes que recogen el auge y la caída de gran rey rocanrol definen un libro arquetipo de biografía de un músico de tanto peso. Inclusive el esquivo Bob Dylan considera que estos dos libros anulan el resto de publicaciones sobre Elvis aparecidas hasta la fechas.
Peter Guralnik no juzga, sino que relata los pasos que Elvis Aron Presley dió para llegar a convertirse en el gran exponente de la rebeldía americana y al mismo tiempo intentar ofrecer una faceta familiar y conservadora. Es por ello que la obra tambien disecciona y cataloga a una sociedad americana en pañales, carca y falta de principios ante un hombre como Elvis.
Desde que la leí todas las noches me encomiendo a Elvis antes de dormir.
Por cierto, no se engañeñ. Elvis no está vivo.

A day in the life

Hoy cumplen 47 años
las sensuales cuerdas vocales
de
Diana Krall

martes, noviembre 15, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (36)


Conocido por su faceta como actor y mas concretamente por sus papeles de ganster Joe Pesci es un tio con el que el Muchacho no dudaría en tomarse unas copas, eso si siempre con la pipa cerca de la mano por si se tuerce la cosa.
Si le añades que 1998 lanzó un álbum llamado Vincent LaGuardia Gambini Sings Just for You en que sonaban hasta tres versiones distintas (inglés, italiano y español) de My Cousin Vinny, es obvio que que se merece ser parte de la disquería.
La versión en español que para mi es la mejor no esta en youtube pero si en spotify, asi que quien tenga cuenta que no dude en darle una escucha.



lunes, noviembre 14, 2011

En el ángulo muerto Vol. 123




Una única salida

El señor Garrido esperaba que lo que me había echado en la taza hiciese efecto, yo me debatía en el suelo entre tremendos dolores que atenazaban mi estómago. Eran tan incisivos que ni tan siquiera era capaz de gritar, como si mis cuerdas vocales se hubiesen paralizado debido a la toxina que había ingerido. Con un esfuerzo sobrehumano me metí los dedos hasta la garganta intentando provocar una arcada que me llevase al vómito, comencé a realizar ruidos extraños y sordos que mis dos atacantes escuchaban como si tal cosa. Parecía que estaban viendo un documental en la televisión o una pelea en la calle desde su ventana, como si no fuese con ellos y no tuviesen ninguna responsabilidad sobre lo que me estaba sucediendo. Yo me debatía y luchaba contra lo que parecía ser un final tremendo entre terribles padecimientos, intentaba una y otra vez sacar de mi sistema digestivo la horrible ponzoña que me habían administrado. No era consciente de lo que sucedía a mi alrededor pues estaba aterrorizado intentado superar la situación que se me había presentado. Cuando por fin logré sacar de mi interior el veneno que se llevaba mi vida, devolví todo lo que había comido en ese día y la alfombra del señor Garrido recibió toda la bilis y restos orgánicos a medio digerir que se habían mezclado con el maligno elixir que había tomado junto al té.
Fue en ese momento cuando recibí el golpe pues, al vomitar, me encontré inmediatamente mejor y levanté la vista suplicando algo de ayuda. La varonil mujer que hacía las veces de asistenta me sacudió con un mazo de cocina que hizo que mi mandíbula se tambalease, caí de espaldas aturdido mientras la voluminosa señora se abalanzaba sobre mí blandiendo el mortífero utensilio para ablandar filetes con el que deseaba acabar con mi vida. Tuve la suficiente habilidad para repeler el ataque con una patada directa al pubis de la anciana, ésta salió disparada contra una de las estanterías y frenó su agresión el tiempo suficiente como para que me incorporase oscilante. Me puse en guardia y, cuando se lanzó gritando de nuevo dispuesta a triturar mi cabeza, reventé la cámara de fotos contra su nariz. El teleobjetivo estalló en pedazos y me quedé con el cuerpo en la mano, puesto que la mujer todavía se mantenía en pie y no parecía desistir de sus ansias homicidas pasé al ataque y golpeé con fuerza con lo que quedaba de mi cámara destruida. Creo que no solo hice añicos mi herramienta de trabajo, la mujer también quedó malparada y cayó al suelo inconsciente.
Tuve que apoyarme unos instantes para recobrar el aliento, la toxina todavía estaba en mi organismo y estaba un tanto mareado. Pegué unas bocanadas profundas para recuperar algo de vitalidad y me di la vuelta en busca del señor Garrido que era el que había provocado el altercado. Se había arrinconado y me miraba fijamente, su pequeño cuerpo parecía haberse encogido todavía más y su bigote daba la impresión de haber perdido el brillo y color del que solía hacer ostentación. Sus ojos mostraban una emoción que nunca antes había detectado en él, estaba aterrorizado y me observaba temeroso de mi posible reacción. Yo me quedé unos instantes clavando la vista en sus ojillos oscuros, no sé qué tiempo estuvimos así pero solo dejé de hacerlo cuando una mancha de orín comenzó a teñir la pernera de su pantalón. El hijo de puta se estaba meando encima y eso ya era de por sí una gran satisfacción. No sé cómo fui capaz de frenar mis ansias de venganza pero decidí que sería mejor no tomarme la justicia por mí mismo, después podría traerme problemas y, realmente, yo era la víctima de este feo asunto.
Me di la vuelta y abandoné la vivienda, buscaría asistencia médica y después estaba decidido a denunciar lo que había vivido. La policía encontró al señor Garrido oscilando de la lámpara de su salón, había utilizado el cinturón para acabar con su vida. Supongo que su débil físico fue lo que hizo que el falso techo de escayola aguantase su peso, alguien más robusto probablemente se hubiese salvado o se hubiese visto obligado a utilizar otro medio para acabar con su vida. La mujer se recuperó de los golpes recibidos y no me llegó ningún tipo de notificación o denuncia por la tunda que le había metido, supongo que el intento de envenenamiento y los golpes que había recibido eran más que suficientes para exonerarme de cualquier responsabilidad. Yo, por mi parte, salí bien parado del intento de asesinato. Tuve que someterme a un lavado de estómago y estuve convaleciente un par de semanas y, tras la recuperación, destapé la sucia historia de engaño y falsedad que el viejo había montado. De hecho, el reportaje acabó convertido en una novela que me reportó numerosas menciones. Se puede decir que fue la única vez que me jugué la vida por lo que más me gusta, escribir.

Nacho Valdés

jueves, noviembre 10, 2011

Vietnam (Vol. 9)

Tu amor que viene y que va siguiendo las estaciones
tu amor es causa y efecto de mis canciones.
Jorge Drexler - Causa y Efecto
Yo,
que fui trovador
en busca
de canciones que hablaran de nosotros,
encontré más de ellas
en tus ojos que en cielo.

Confié en el abismo y
me reí de mi mismo
como la pieza sobrante
de un continente
que se monta y desmonta
según la estación
o el radio de acción de sus partículas.

Y mañana
siempre es mañana
porque ayer
ya hice todo lo que pude
para salvarte
y concederte mi corona de espinas.

De este modo
 puede ser
que en esta noche
en la que tu boca alimenta
la mía,
pasen tus sueños
a través de la saliva
a formar parte de mí y de mi puzzle incompleto
que esconde sus trozos
debajo de tus lunas tristes
y de tu lunar sonriente.

Es así como te amo
de esta forma mundana y cruel
más allá del mal
y del bien
pero siempre cerca
del fin.
Es ahí donde yo quiero estar.

Solamente encajamos
fuera de los mapas y los tiempos presentes.


miércoles, noviembre 09, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (35)


Solo tres palabras:
ELEGANCIA,SENCILLEZ Y POESÍA.
Una de mis canciones favoritas, lástima que parte del resto de su repertorio me parezca SOSO Y ABURRIDO.

martes, noviembre 08, 2011

Palabras Usadas

Había advertido hace unas semanas de que la mano de Josh Homme es realmente alargada en la música actual y, como ejemplo, os traígo esta versión que realiza con los Queens of Stone Age de los incombustibles Kinks y que a mí, personalmente, me encanta. Este cover está incluido en el monumental disco Songs for the deaf, el cual recomiendo escuchar a todos los seguidores de esta sección.
A pesar de ser fan incondicional de los Queens, en este caso me quedo con los Kinks por adelantar un rock más agresivo y distorsionado del que sonaba a finales de los sesenta. Como muestra el increíble guateque que se montan en el video y que probablemente alarmaría a la sociedad bienpensante de la época. En fin, os dejo con estos dos temazos.



lunes, noviembre 07, 2011

A day in the life

La gira española de WILCO tocó a su fin este fin de semana en Vigo.La próxima vez viajaré con la familia. Lo prometo.

En el ángulo muerto Vol. 122



La última embestida

Le tenía contra las cuerdas y solo necesitaba una confesión para ponerme a trabajar en el que había sido un engaño que, sorprendentemente, no se había destapado con anterioridad. El señor Garrido sudaba por las sienes y mantenía la vista baja, todo el orgullo que había mostrado hasta la fecha se había disuelto como el azúcar del té que me estaba tomando. Decidí que lo mejor sería volver al ataque, hacer que se rompiese en pedazos su voluntad para después recomponerla y mostrar al mundo la estafa que ese pequeño individuo había orquestado.
- Su silencio es lo más elocuente que he recibido en las conversaciones que hemos mantenido –comencé-, quizás va siendo hora de que me diga la verdad y terminemos con este juego. ¿No le parece? –Le intenté ofrecer una salida a la doble vida que estaba llevando pues tenía la seguridad de que esa tensión estaría pesándole sobre la conciencia.
- Usted no lo entiende –musitó-, esto va más allá de lo que usted cree.
- Lo único que creo es que usted lleva bastante tiempo llenando sus bolsillos de dinero y sus estantes de distinciones, creo que es el momento de descubrir todo lo que lleva usted encubriendo con su tergiversación.
- Yo también tengo que vivir –protestó- y lo que me sucedió de manera casual se ha vuelto una importante misión. Lo mejor será que se lo explique mientras tomamos otra infusión.
- Mire, estoy harto de tanto té –antes de que terminase mi protesta la asistenta ya había traído otra bandeja cargada con lo necesario para rellenar las tazas y, a pesar de que hice un gesto con la mano intentando evitar que me sirviese ya me había rellenado la tacita.
- No sea estúpido y escuche –continuó el anciano-, esto es más serio de lo que usted pueda opinar desde la atalaya de su soberbia.
- No sé de qué me está hablando –di un sorbo a la bebida, habían cambiado la variedad y tenía un gusto ligeramente distinto-, pero creo que aquí el único que ha pecado de soberbio ha sido usted al pensar que estaba por encima de los supervivientes reales.
- Mire maldito estúpido –el hombre se puso inusitadamente agresivo-, yo soy de los pocos activistas que podrán evitar que se repita un desastre como el de la Segunda Guerra mundial.
- ¿De qué está usted hablando? Creo que lo que ha conseguido es perder la cordura –cuando dije las últimas palabras el hombre parecía a punto de estallar-.
- Escúcheme –dijo impaciente-, los supervivientes no tienen la fuerza psicológica para alarmar sobre el pasado mientras que yo sí que puedo ser la persona adecuada para poner a Europa sobre aviso.
- ¿Y quién le ha dicho que tiene esa capacidad? – Le observé con desdén.
- Lo veo en los ojos de la gente, me escuchan y soy un educador que podrá avisar a las generaciones futuras de los peligros fascistas que nos acechan.
- Creo que está loco y, de hecho, debería irme para ponerme a trabajar sobre este asunto que se me antoja bastante turbio –hice el gesto de levantarme pero la conversación parecía estar mareándome y volvía a caer sobre la silla-. ¿Puede darme un vaso de agua? –Pregunté-, creo que me encuentro un poco mal.
- Beba usted un poco más de té, seguro que le ayuda. Al fin y al cabo no es más que agua con un poco de sabor.
- Está bien –apuré la taza hasta el fondo pero lejos de mejorar parecía estar peor, la bebida no estaba ayudándome-. ¿Qué está pasando? –Acerté a preguntar mientras la habitación comenzaba a dar vueltas a mi alrededor.
- No se preocupe, déjese llevar. Será lo mejor.
- Es usted un bastardo –musité mientras intentaba provocarme el vómito.
- Es demasiado tarde, será mejor que se deje llevar pues en caso contrario resultará mucho más doloroso.
Me tumbé en el suelo mirando al techo que atravesaba una grieta prácticamente imperceptible que iba, recorriendo las molduras de escayola, hasta una de las paredes para después esconderse tras una de las estanterías. Únicamente podía pensar en que el viejo me la había jugado y que esa historia me había salido demasiado cara, le observé y él me echó un vistazo distraído mientras se atusaba su bigote teñido.

Nacho Valdés

viernes, noviembre 04, 2011

Vietnam (Vol. 8)

La mente está limpia
y el cuerpo, que gravita
sobre la hierba,
anuncia que no orbitará de nuevo esa estrella.
Reclama sin reservas
el lugar privilegiado
entre el tiempo y el espacio
aquello que dejamos atrás
en nuestra huida.

Se mueren nuestras huellas
en las aceras.
Nos echan de menos los semáforos.
Aquellos que siempre
estuvieron en rojo
y ahora solo regalan verde, verde, verde
para atravesar la ciudad
dando la espalda
al mar y a la luz.

No regresaremos.
El viento aquí nos llena de oro.

Los límites de la ciudad
ya no son la periferia,
se han transformado en la puerta de entrada
a mis cuatro nuevas vidas.

Y aunque no ha pasado apenas tiempo
para olvidarnos del todo
ya se aburren las orquestas sin nosotros.
Y,por eso, todavía
en una noche cualquiera
piensan en lo que les dimos
y nos regalan dos bises
y un baile a solas.

jueves, noviembre 03, 2011

A day in the life

Hoy,una amiga de piel de chocolate, me recordó que había comenzado la gira española de Wilco. Aquí la crónica de esa primera noche en palabras de Diego A.Manrique.

miércoles, noviembre 02, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (34)


Que fuera festivo y que en la cueva del muchacho no funcionara internet ha hecho que su entrega semanal se retrase un dia.
Hoy, tras un buen madrugón (5 AM) y un viaje a Madrid, intento entre el tiempo que tengo para una ducha y una reunión con una persona en el hall del hotel Plaza Castilla completar las letras para consumar mi sección de hoy.
Del grupo en cuestión solo puedo decir tres cosas:
-la información que hay de ellos en internet es poquisima.
-A los que les gusten black crowes van a flipar con este grupo de detroit
-El 23 de noviembre, el muchacho no se pierde una cita con ellos en El Loco

Demos paso ya a los DEADSTRING BROTHERS

Delaletra




La ficción como meta

¿Qué pueden tener en común un escritor en ciernes que se gana la vida como profesor de matemáticas, una atractiva adolescente que ha construido un best-seller fantástico y una masajista e instructora de artes marciales que vive en soledad obcecada en cambiar el mundo que le rodea? En principio podría decirse que nada pero, si nos zambullimos en 1Q84, descubriremos que todos estos elementos convergen en la genial obra de uno de los escritores del momento: Haruki Murakami.
Este japonés que últimamente parece estar en boca de todos, construye una magistral novela en la que realidad y ficción se confunden para llevar al lector más allá de lo que se podría considerar como los estándares de la ficción. Con una prosa elegante y que, en algunos casos, recuerda a la generación perdida americana, va elaborando un panorama personalísimo que va atrapando al lector de manera paulatina hasta dejarle sin respiración. Este es el valor más acusado que se puede encontrar en esta obra, Murakami es capaz de introducirte en su mundo hasta que todos los elementos fantasiosos y llamativos pasan a ser patrimonio del receptor del escrito que los va recibiendo de manera natural, como si se tratase de algo cotidiano. Al final no se sabe si el Tokio que describe es el del auténtico 1984 o el aparente que llama 1Q84, dos realidades que se funden en un texto que no deja de abrir puertas y tocar resortes que conducen a un relato increíblemente construido.
La novela es extensa y se divide en tres libros y, en este sentido, se puede decir que Murakami vuelve a acertar pues el deseo que se tiene al leer este trabajo es que no se acabe nunca.

Nacho Valdés

martes, noviembre 01, 2011

En el ángulo muerto Vol. 121



Entrevista personal

Mientras esperábamos que llegase la bebida caliente que estaba preparando la asistenta nos mantuvimos en silencio, como si no tuviésemos nada que decirnos más allá de lo estrictamente profesional. Por otro lado, tampoco me extrañaba que ese pequeño hombre de aspecto coqueto y únicamente preocupado por sus charlas y actividades profesionales no tuviese ningún interés en que yo me inmiscuyese en sus asuntos personales. Aunque, mirándolo desde otro ángulo, odiaba la miopía y persistencia con la que rechazaba mis propuestas. Tenía la impresión, cada vez más arraigada de que mostraba únicamente lo que quería que los demás viesen, como si en su interior algo estuviese enquistado y no desease que aflorase. Aprovechando que se levantó un instante hasta un armarito que tenía detrás a coger un pequeño objeto, saqué la cámara de fotos y le hice un par de instantáneas, al darse cuenta de lo que estaba haciendo volvió a ponerse rojo de furor.
- ¿Quién le ha dado permiso para fotografiar mi casa? –Inquirió impetuoso.
- Simplemente se trata de un apoyo gráfico para el reportaje, pensé que no le importaría –yo sabía que me la había jugado pero necesitaba algo así de personal para ilustrar mi trabajo-.
- Si no le importa, cuando terminemos con esto quiero que me entregue el carrete –me observó con dureza mientras profería su amenaza-. En caso contrario no me prestaré a ninguna entrevista.
- No se preocupe, en cuanto terminemos no tengo inconveniente en entregarle los originales –por supuesto estaba mintiendo, lo único que quería era conseguir algo de tiempo para ganarme su confianza-.
La mujer que atendía al señor Garrido apareció con el juego de té primorosamente colocado en una bandeja plateada, incluso había añadido unas pastas con muy buen aspecto. Educadamente le mostré mi agradecimiento aunque solo recibí un gruñido como contestación, el anciano sirvió de la tetera y echó azúcar.
- Bueno –comencé-, ¿cuándo fue usted a Alemania?
- Me alisté como voluntario a la División Azul en 1940, cuando España todavía estaba arrasada por la guerra que habíamos sufrido.
- Pero usted siempre se ha declarado de izquierdas, ¿cómo es posible que le permitiesen enrolarse en un cuerpo de élite que iba destinado a ayudar a un gobierno nacionalsocialista? –Había sacado una libretita y no perdía ni un detalle de las contestaciones.
- Supongo que se limitaron a aceptarme y, además, anteriormente tampoco había tenido actividad política –parecía estar disculpándose cuando hablaba-.
- Pero tampoco había tenido actividad militar, resulta un tanto extraño que para un grupo de esas características aceptasen a civiles. ¿No le parece?
- Yo, en principio, iba a hacer bulto para morir en el frente oriental. Lo única que quería Franco era carne de cañón para tener a los nazis satisfechos.
- Entiendo –tomé nota de lo último que había dicho y di un sorbo al té que tenía delante-. Sin embargo, usted por lo que ha contado fue detenido por prácticas de sabotaje contra el gobierno nazi, ¿es eso así?
- Efectivamente, en cuanto pude me infiltré entre la población civil y me dediqué a trabajos de espionaje, difusión de propaganda y sabotaje de instalaciones y recursos militares.
- Pero, usted venía de una zona rural –le miré con desconfianza-, ¿cómo es posible que tuviese los recursos para realizar ese tipo de acciones?
- Entré en contacto con la resistencia alemana que, para su información, también existía –el hombre me miraba con cierto resentimiento, no le gustaban las palabras que estaba escuchando-.
- Si le digo la verdad –hice una pausa para tomar un poco más de té-, me parece usted un fraude –dejé la frase en el aire y puesto que no obtuve contestación continué- y eso precisamente es lo que me interesa de su historia.
- ¿De qué está usted hablando? ¿Cómo se atreve a insultarme así? –El hombre hizo además de levantarse pero se quedó clavado en su asiento, como esperando a ver hasta dónde llegaban mis acusaciones-.
- Si me da algún nombre que se pueda confirmar de algún compañero de resistencia, barracón o algo por el estilo creeré en usted. En caso contrario, llevaré esta investigación hasta el final y descubriré la realidad de su invención –yo me mantenía firme en mi postura, estaba decidido a poner contra la cuerdas a ese tipo que en mi opinión no era lícito-.
El señor Garrido se puso lívido, su cuerpo le traicionaba y no sabía qué decir. Lo tenía atrapado y, junto a él, a la historia que llevaba tiempo persiguiendo. Solo necesitaba darle la puntilla para lograr hilvanar todos los cabos.

Nacho Valdés

viernes, octubre 28, 2011

jueves, octubre 27, 2011

Vietnam (Vol. 7)

Vuelan los aviones
sobre la hierba mojada
donde descansan
tu pecho y mí espalda
esperando nada.
Y debajo del suelo
no alcanzan nunca
las palabras
al cielo.
O tal vez llegan
convertidas en rumores
que confunden barrio
y paraíso.

Veo la lluvia
acariciar su cuerpo entregado a la tierra
mientras escondido
entre la próxima cosecha
plantamos el amor
que nos sobra.
Volvemos al coche
como los que regresan
de la tercera dimensión
aburridos
de su doble irrealidad futura.

Nos queremos
a pesar del mal tiempo
y recordamos
por un instante
la antigua lucha entre las nubes y el sol
por ver quién
contempla con más nitidez
nuestras muestras
de amor
y sangre

Sonreímos.
Es lo único que nos queda.

miércoles, octubre 26, 2011

LA DISQUERÍA ELÉCTRICA (33)


Siento que durante estas semanas los textos eléctricos hayan menguado descaradamente. Pero raros son los momentos que el trabajo me deja para poder disfrutar de este nuestro blog.
Nos visita un viejo amigo de Sergio y mío, que además de hacer muy buenos discos y sorprendernos con nuevos proyectos, nos cae de puta madre pese a que es INDIE. Nos gusta por la fragilidad de su cuerpo, por esa cara de buen chicho y por esas hermosas composiciones. Lástima que se deje ver tan poco por tierras valencianas.
Me ha sido imposible quedarme con un solo tema, así que hoy doble ración eléctrica.



martes, octubre 25, 2011

Palabras Usadas

La canción de hoy no es una versión al uso. Sería más justo y correcto enmarcarla en el ámbito de la perversión o la diversión.  En 1966, la banda norirlandesa THEM publicaba este pelotazo llamado " I can only give you everything". El grupo tenía en sus filas a un joven y prometedor muchacho llamado Van Morrison. Treinta años después, un jovencito californiano llamado Beck Hansen cambió para siempre el proceso grabación de canciones fabricando el disco del año en su doméstico estudio de grabación casero. Esa colección de hits se llamó "Odelay". Beck tomó como base el riff de guitarra de la canción de Them y lo convirtió en este temazo llamado "Devil´s Haircut" que serviría de single de presentación de su monumental obra maestra. El vídeo que acompaña al tema de Beck (basado en las películas Cowboy de Medianoche y los 400 Golpes) es una excelente muestra del talento del californiano
Beck anticipó la música que dominaría los últimos noventa y los primeros dosmiles.

THEM - I can only give you everything



BECK - Devil´s haircut



lunes, octubre 24, 2011

En el ángulo muerto Vol. 120



Callejones

El señor Garrido me recibió atravesándome con la mirada y con el ceño fruncido. Yo, mantenía una sonrisa afable en un intento por conectar con el anciano pero él seguía con una expresión inamovible que me daba a conocer de manera continua su inconformidad con mi visita. La mujer con la que había hablado, un poco más joven que el octogenario, debía ser su asistenta o algo por el estilo. También tenía una edad avanzada y, además de tener un aspecto brutal y desagradable, me observaba con un odio sincero que resultaba intimidador. Por mi parte, le sonreí y avance hacia lo que parecía ser el salón.
La casa era antigua y, aunque estaba en orden, denotaba el paso del tiempo y el abandono que parecía haber sufrido en los últimos años. No era demasiado amplia pero sí luminosa pues se encontraba en el último piso del edificio. El papel pintado de las paredes tenía un tono amarillento y, en algunas zonas, la humedad había dejado manchas oscuras que se extendían hasta el rodapié. La decoración era sencilla, una lámpara de cristal de imitación de brazos dorados en el techo, una pequeña televisión bastante antigua que no tenía pinta de funcionar y, sobre todo, una cantidad ingente de libros que rebosaban por todos los lados. Gran parte del espacio estaba cubierto por estanterías donde se apilaban cientos de volúmenes e incluso, desde el suelo, se levantaban un par de pilas que debían llegar al metro de altura. Por lo demás, además de unas flores secas que intentaban servir de decoración, había alguna foto en la que el señor Garrido estaba con algún personaje importante o recogiendo alguna de las distinciones a las que se había hecho asiduo en los últimos tiempos. El detalle me llamó la atención profundamente pues, al contrario de lo que cabría esperar, no detecté ningún retrato de juventud o familia y eso me resultaba por lo menos llamativo. El hombre, que vigilaba nervioso mis movimientos, me pidió que me sentase en una de las butacas.
- Usted dirá qué quiere pues ya comienzo estar un poco harto de la persecución a la que me está sometiendo.
- Ya se lo comenté –le contesté lo más amable que pude- lo único que deseo es hacer un entrevista y, si vemos que la cosa funciona, podríamos hacer algo más grande.
- ¿A qué se refiere?
- Un libro o un reportaje más extenso. Yo creo que su historia debe ser conocida por todo el mundo.
- Estoy de acuerdo, a eso estoy dedicándome con mis conferencias y actividades. – Dijo con acritud.
- Desde mi punto de vista podríamos conseguir una mayor promoción y alcance… - El tipo me cortó con un movimiento seco de su mano y mostrando la furia contenida en su interior. Su bigote teñido parecía temblar debido a la tensión.
- Escúcheme –comenzó a decir con voz oscilante-, en ningún momento le he pedido ayuda para promocionar mi historia pues me valgo yo solo para llevar mis asuntos.
- En fin, no se sulfure –continué-. Solo serán unas cuantas preguntas y después seguiré yo solo con mi investigación. Haré algún tipo de reportaje y lo apoyaré con su testimonio. ¿Qué le parece la idea? – El hombre se mantuvo unos segundos pensativo valorando la posibilidad de la pequeña audiencia.
- Está bien –dijo al fin-, si cuando terminemos con este engorroso asunto usted sale de mi vida yo me comprometo a contestar a lo quiera
- Estoy de acuerdo –respondí-.
- Carmen –gritó el anciano- tráiganos cuando pueda un par de tés. Supongo que le gustará el té –me dijo el señor Garrido-.
- Sí, compartiremos un té –le contesté a pesar de que no era mi bebida favorita ni muchísimo menos.

Nacho Valdés