martes, octubre 20, 2009

En el Backstage Vol. 17


Infierno

Y el pasado sábado el infierno se desató en la sala Wah Wah de Valencia. Eso sí, un averno edulcorado, armónico y popero que se alejó diametralmente de las representaciones clásicas del abismo a las que estamos acostumbrados. Los responsables eran los Sidonie, banda catalana que ya con ocho discos a las espaldas presentaban El incendio, su último trabajo de estudio.
Llegaron como era de esperar con más de media hora de retraso, con una sala atestada en la que difícilmente se podía uno mover más allá del metro cuadrado que ocupaba. Yo, personalmente, tuve que sacrificar mis visitas al baño por lo problemático que era avanzar entre el público (fundamentalmente femenino). De todas formas, conseguimos sitio en la zona derecha del escenario desde donde se les veía tocar perfectamente, teníamos una barra para refrescarnos a nuestras espaldas y el ambiente era un poco más sosegado.
Los catalanes, felices por su visita a la capital valenciana, desgranaron una gran cantidad de éxitos que cuajaron entre animadas charlas con el entregado público. El local parece ser que palió las carencias del día anterior, el viernes habían tenido algún que otro problema y el sonido no fue todo lo bueno que se hubiese deseado (hubo referencias por parte del grupo a este dato). Al día siguiente no tuvimos ese inconveniente, sonaron rotundos y potentes (dentro de su propuesta armónica), revolucionando un poquito los temas lo que provocó algo más de animación entre los asistentes. Marc Ros, cumpliendo con su papel de líder y exponente de la banda, animó con sus discursos la actuación. Sonó perfectamente, haciendo gala de la gran voz con la que cuenta, entonando perfectamente todos y cada uno de los temas, sólo se le escapó un error, pero le puede pasar a cualquiera. Son músicos solventes, seguros de sí mismos y que sin florituras lograr trasmitir lo que desean. De todas formas, contaban con la inestimable ayuda de un profesional, un mercenario de las guitarras que se encargó de las partes más complicadas. Por supuesto cumplió el desafío con nota, además, me pareció entender que pasaba a formar parte de la banda. Ya veremos. Jesús Serna, el bajista que no paró de moverse, fue efectivo y no coló ningún error. Su único fallo fue intentar cantar después de Marc, su voz se escuchó como un hilillo lejano que no llegaba ni a las primeras filas, debería quedarse en los coros y no intentar ir más allá. Destaco, eso sí, su interpretación al citar que nos arrastró durante unos minutos al lejano Oriente. Fue sorprendente lo que puede dar de sí este instrumento en directo. A la percusión se situó Axel Pi, gran baterista que vivía el espectáculo en cada uno de los golpes de sus baquetas. Con su inconfundible estética, pantalones ceñidos, camisa y pajarita no paró de poner caras, subirse al bombo y demás poses roqueras con las que no paró de sorprendernos. Además, el tipo tiene una cara peculiar y graciosa que invita a la risa.
El repertorio fue bastante variado, centrándose en su último trabajo pero rescatando algún hit de la Costa Azul y discos anteriores como Fascinado, también hubo tiempo de desempolvar algún tema en inglés de su anterior etapa. Algún corte como Los olvidados o Persona se quedaron en el tintero, no fue extraño ya que tampoco tocaron mucho más de hora y media. El concierto fue divertido, se les vio con tablas y dieron un espectáculo más que bueno. Si he de poner alguna pega es que duró poco y que la sala se les ha quedado pequeña, podrían haber tocado en algún sitio más grande como el Roxy.
Después estuvimos tomando unas copitas y se pasaron a saludar a los fans, tuvimos la ocasión de felicitarles y se mostraron muy amables y pacientes. Otro punto a su favor.
Resumiendo, fue un buen directo que espero volver a disfrutar en breve. Bien por los Sidonie.

Nacho Valdés

4 comentarios:

laura dijo...

Se te ha olvidado decir que nos hicimos fotos con ellos!!!!!!!Creo que deberías poner alguna en el blog!
Gran crítica que resume esta gran noche en la que me lo pasé fenomenal y disfrutamos de un super directo!
Un besazo.
Laura.
PD: Marc Ros es como el hermano pequeño de Puyol!

Sergio dijo...

Yo estuve el viernes y el sonido era escandalosamente malo. Cuando el tipo hablaba no se le entendía ni una sola palabra. Podría haber dicho, por ejemplo : "Voy a violar vuestros craneos y a miccionar en vuestros zapatos" y nadie se habría escandalizado. Aun así hubo cosas que me gustaron de la banda y otras que no. No me gustó el repertorio, el viernes hubo mucho tema en english. Por otro lado el grupo se lo pasa bien y contagia a la gente.

En fin, espero verlos en otras condiciones. Buena crítica.

p.d . Eso de no ir a mear puede dañarte la próstata. Cuídate.

Nacho dijo...

Pasé verdaderos apuros después de un par de copas. Seguiré tu consejo y me lo haré mirar. Suerte mañana con el pequeño culé.

Abrazos.

Muchacho_Electrico dijo...

Hola
Nosotros tambien pudimos disfrutar del concierto de Sidonie el sabado noche.Estos tios son muy grandes y deben tocar en recintos mas acordes con el publico que generan. Nacho, mandame las fotos que nos hicimos, pedazo perro.
Saludos