lunes, abril 07, 2008

Colaboraciones 2008 (The Bootleg Series Vol. 14)


Principado rosa

Llevamos décadas, en mi caso un poco menos, siguiendo desde el universo televisivo rosa las andanzas de una familia sin par. Hemos visto su ascenso a los cielos, su caída en la desgracia, sus excentricidades. Es decir, hemos sido testigos del desarrollo vital de una serie de personajes cuyas acciones, gracias a Dios, no nos afectan demasiado.
Siempre he sido crítico con las monarquías, considero que se trata de una institución caduca e inadecuada para los tiempos que corren, pero hay que reconocer, que dentro de lo malo en España tenemos cierta fortuna. Os preguntaréis, ¿qué está diciendo este tío? ¿Cómo que tenemos cierta fortuna? Pues me reafirmo, sólo tenemos que compararnos con el pequeño principado de Mónaco.

Estos personajes que conforman la familia real del pequeño territorio, suelen aparecer de forma reiterada en los contenidos de los programillas rosas que pululan por la parrilla televisiva. La mayoría de los temas relacionados con estos tipejos suelen tratar, más que de sus labores de jefes de estado, de sus desaires y demás tropelías. Porque la falta de respeto evidente que profesan a sus ‘súbditos’, desde mi punto de vista es motivo más que suficiente para que se produzca una revuelta popular. La falta de soluciones ante este problema, seguro que está relacionada con la población de este Estado, todos acaudalados millonarios o turistas que van a jugarse el dinero a los casinos. ¿Qué más les da a éstos la vida de la familia real? Con toda probabilidad no les interesará en absoluto, habría que ver cómo se pondrían si les quitasen el muelle donde atracan sus lujosos yates.

El caso es que estos personajes llevan un estilo de vida brutal que es continuado por las nuevas generaciones de la familia.
Todo empezó un día que su alteza serenísima el príncipe Rainiero se casó con la princesa Grace Kelly, todo apuntaba a que era el principio del fin. Un escandaloso matrimonio con una villana que, además de no poseer noble abolengo, era una actriz de ese Hollywood comunista y rojo de mediados de los años cincuenta. Resultó que esta mujer, además de ser evidentemente bella, tenía los encantos necesarios para lidiar con la rancia aristocracia europea.
El cuento de hadas había dado comienzo, una plebeya desposada por un joven príncipe veterano de la segunda guerra mundial, ni los hermanos Grim lo hubiesen imaginado mejor.

Pero lo que daba la impresión de ser una fábula, resultó ser uno de los mayores fiascos vitales que las televisiones de todo el mundo han podido seguir prácticamente en directo. De la en apariencia feliz unión, nacieron tres hijos. Estos vástagos reafirmaban la independencia del principado, si no hubiese fructificado el matrimonio, Mónaco hubiese pasado a depender de la República francesa.
Todo parecía ser perfecto; por un lado la bella Carolina, por otro, Alberto, cuyo evidente deje femenino se compensaba con la masculina Estefanía. La feliz pareja había logrado un equilibrio entre los desequilibrios de sus hijos.

Después de muertes accidentales, infidelidades grabadas por las televisiones, meadas de Ernesto ‘esponja’ de Hannover, top-less, vida de circo y roulotte y demás problemas creados por esta peculiar familia hemos alcanzado el tope de la degradación monárquica.
Estamos siendo testigos de como tres macarras, que están sirviendo de carnaza mediática para todas las televisiones, sepultan definitivamente a los Grimaldi. Estos son Andrés, Carlota y Pierre. Según mi opinión, nos encontramos ante los personajes televisivos más odiosos de los últimos tiempos. Día sí, día también tenemos que ser testigos de cómo pasean su real palmito por discotecas, playas y demás saraos. Todo esto a ritmo de coctelera, seguro que el papi adoptivo Ernesto les ha dado alguna valiosa lección de cómo apretarse el mayor número de cubatas sin padecer las molestas resacas. El caso es que resulta ofensivo comprobar como la sangre azul da licencia para llevar una vida disoluta subvencionada por el Estado, ya comentábamos antes que en el Principado son ricos, pero hasta cuándo van a aguantar a estos insoportables niñatos. Además, todavía tiene que crecer la última hija de Carolina, y ésta lleva la genética de la vetusta casa Hannover, familia destacada por la adicción etílica e inconsciencia de sus miembros más notables. Que Dios nos pille confesados.


Nacho Valdés (Por fin acompañado).

14 comentarios:

Galmaran dijo...

See Please Here

Sergio dijo...

Bueno hay que pensar que en Mónaco por lo menos la Monarquía tiene una fución aunque esa sea engordar las noticias rosa, pero aquí que nos queda. Como cantaban los Bersuit "Elección o reelección para mi son la misma mierda".
Aun asi no negaré una cercana simpatia borrachil hacia Ernesto, grande entre los grandes.

Nacho dijo...

Tengo que reconocer que el Ernesto debe ser un pieza para salir de farra, pero qué me dices de las nuevas generaciones en el principado. Esos malditos niñatos inaguantables, te juro que me enervan de manera increible.

laura dijo...

Pues a mí lo que me dan es envidia y creo que a vosotros también y el que diga lo contrario miente, o no?

Eva Mª González dijo...

Nacho, al fin estamos de acuerdo en algo.

willy dijo...

Es un circo mon�rquico promiscuo. Les da igual lo que digan, tienen pasta y desfasan todo lo que quieren y m�s. Y Ernesto tiene que ser un " mostro " de la fiesta, eso si, al parecer mejor no llevarle la contraria cuando hay alcohol de por medio, si no se le hincha la vena.
Saludos xics!

Nacho dijo...

Hombre Willy, ya te echaba de menos. Un saludo amigo.

Willy dijo...

yo tambien os echaba de menos, ya os contaré los motivos este mes que viene cuando me acerque a vuestro curro. ;-)

Pitufet dijo...

Sinceramente no conozco mucho al vida de estas criaturas "reales", pero que te consideren miembro de la realeza por pegarte borracheras y demás, es un lujazo.
En fin,a estas monarquías de hoy en día, no hay quien las entienda.

raposu dijo...

Pues ya puestos a hablar de Monaco, quizás también convenga saber que el gobierno está presidido por un "Ministro del Estado", que es un ciudadano francés (ojo al dato), elegido por el Principe de entre una lista propuesta por el Gobierno de Francia.

Dicho esto ¿que debemos entender en realidad?, pues que la supuesta independencia de Monaco es tan filfa como sus Principes, que todo es un montaje de Marketing para dar "sabor" al pais y que cuanto más bandarras sean los componentes de la familia, mejor estarán haciendo su oficio.

El problema está en tratar de tomar estas cosas en serio...
Por cierto, durante la Revolución Francesa el pais fue invadivo 14 veces. Tiene gracia la cosa, es como si de vez en cuando dijeran "oye, ¿por qué no nos damos un rulo por Monado y tal?".

Puro cachondeo hasta para las cosas de la guillotina.

Anónimo dijo...

epero que se te pase el cabreo cuando pegue el braguetazo con el pivon de carlota, prometo llevarte en mi yate nacho.
Rodrigo

Nacho dijo...

Si te lias con Carlota ya puedes darme un título nobiliario, que yo también quiero disfrutar de la "dolce vita" y de las noches sin fin.

laura dijo...

Ajá eso es que tienes envidia porque si pudieras vivirías como ellos....
por cierto rodrigo, acuérdate de tu prima para lo del yate!!!!!!!!!!!
un beso. Laura.

Andresito dijo...

Es una mezcla entre odio y envidia porque son imbécilespero sin embargo pueden permitirselo. Por mi parte ya lo sabeis, quero la jubilación desde que me entere que eso existía, así que imaginate si me dejan ace lo que quiera ese ya sin tener que preocuparme por la pasta.