martes, mayo 15, 2007

Nueva York sin queso (Aspirantes al Título)

Llega un momento en el que el corazón ya no bombea sangre sino aceite. Empiezas a sudar petróleo, los puños se convierten en grandes mazas de metal fundido, los pies se hunden en fango y a cada movimiento vas acercándote más al olvido. Recuerdo a todos los amigos que fueron cayendo en el camino. Recuerdo todas las promesas que les hice a mis mujeres. Recuerdo a todas las aspirantes a Marylin esperando ,mordiendo sus perfectas uñas, a las puertas del Logde. Recuerdo todos esos susurros, todas esas ensoñaciones. Todas se perdieron para siempre. Todo lo que antes tuvo sentido, hoy está enterrado.

1 comentario:

Ivan dijo...

Sigo sorprendido de lo buenos que son los relatos... te propongo ponerles imagen... a ver si surge algo.. te parece ?