domingo, febrero 13, 2011

En el Backstage Vol. 25




La fuerza de una verdadera impostura

El pasado sábado día cinco actuaron en la ciudad de Valencia las bandas, hermanadas por temática y estética, Arizona Baby y Los Coronas. El caso es que recalaron en la sala Wah Wah, que con su reciente remodelación se hacía un tanto más cómoda y adecuada para disfrutar de buena música. Son pocos los cambios, un pilar menos, una barra que cambia de sitio y pequeñas cosas por el estilo que provocan que el espacio se haya vuelto más diáfano y con más facilidades para seguir a los artistas desde cualquier rincón del local. Por otra lado, el sonido fue excelente y pudimos disfrutar una gran noche de rock.
El caso es que el núcleo duro de corazones hambrientos, acompañado por sus fieles seguidores y mi bella mujer, nos acercamos a ver qué era lo que se cocía con el asunto ese de Dos bandas y un destino. El título de la actuación no podía ser más elocuente como adelanto de lo que nos íbamos a encontrar; rock sureño, western y un toque surfero que parafraseando el clásico de Redford y Newman nos llevaba de la mano hasta los sonidos más profundos de América. El problema que quizás no recordaban estos voluntariosos músicos es que los dos personajes de Dos hombres y un destino, título que toman como referencia, acababan muertos y este es un peligro, en el ámbito sonoro, con el que pueden encontrarse. Después explicaré este asunto, ahora me ceñiré a lo estrictamente musical.
La propuesta es sencilla. Los Arizona Baby no tienen bajista y Los Coronas no tienen cantante, parece que este asunto tiene fácil arreglo pues no tienen más que fusionar ambas formaciones. Sin embargo, la cosa no resulta tan sencilla. La actuación comienza de manera conjunta, todos los músicos en el escenario arremetiendo con un par de versiones que comienzan a calentar el ambiente. En este sentido el cantante de los Arizona maneja de manera prodigiosa su voz y sabe como levantar al público, destacó como gran maestro de ceremonias y cantante. Después ya se da paso a cada uno de los shows particulares, comenzando por los Arizona Baby que ponen sobre el tapete su único trabajo de manera prácticamente íntegra. Se presentan los tres miembros del grupo con un look western zarrapastroso, con enormes barbas y melenas y enseguida te dejas llevar por el soniquete de esta banda que rinde pleitesía a todo lo que huela a Estados Unidos. Destaca el cantante, que también hace las veces de guitarrista rítmico, y que maneja el tempo de la show. Se trata de un tipo que tras su frágil y desgarbada apariencia esconde un torrente de voz que manipula a su antojo para dotar de todo tipo de matices su actuación. Suena, sin lugar a dudas, todavía más redondo y completo que en el disco de estudio. Después está el señor Marrón, así es como lo presentaron, que se encarga de la guitarra solista. Lo de este tío difícilmente puede describirse con palabras, es una animal de la guitarra que realiza todo tipo de florituras con una acústica que hace sonar limpia y clara a pesar de los increíbles arreglos que hace a toda velocidad. Sin duda de los mejores músicos a los que he podido escuchar en directo. El último componente, encargado de la percusión, pasa más desapercibido pero resulta del todo necesario para el buen hacer del conjunto. Sin duda son unos tipos bragados en lo de los escenarios y se les ve con una propuesta que, aunque manida, es sólida y contundente.
Después vuelve a realizarse un baile de músicos y salen Los Coronas a actuar. Estos caen también en el rollo western pero con un toque hortera, a lo Dolly Parton, que desata un tufillo un poco rancio. De todas formas en seguida se ve que es una buena banda que combina un repertorio propio con versiones como Surfaris o Tito y Tarantula. Los problemas que tienen, para mi gusto, es que sus composiciones se hacen interminables y dan la sensación de caer en un bucle que solo se rompe con las paridas que el frontman suelta de vez en cuando sin venir a cuento. En definitiva, se me hizo bastante más pesado que los Arizona Baby.
Por último, a estas alturas ya habían superado las dos horas de concierto, vuelven a juntarse los dos conjuntos para terminar con unas cuantas versiones que son el colofón de la actuación. Aquí destacaron el par de temas de los Dead Kennedys, abanderados del punk americano de los ochenta, que adaptaron al peculiar estilo western de la noche.
Realmente fue una buena noche en la que disfruté de gratas sorpresas pero, siguiendo la analogía con el clásico Dos hombres y un destino, considero que los Arizona Baby deberían desvincularse de Los Coronas si no quieren terminar como Butch Cassidy y Sundance Kid; muertos al ser arrastrados a un final trágico.

Nacho Valdés

16 comentarios:

Muchacho_Electrico dijo...

buen backstage aunque ninguna de las bandas sea de mi agrado, por lo menos para pagar el precio de una entrada para verlos. Durante la semana anterior al concierto estuve escuchando sus discos y la verdad es que no me llegaron a transmitir nada de lo que comentas. Aun asi, de todo tiene que haber en la viña del señor, tu te quedas con los arizona y yo con los Perros.
Abrazos

Sergio dijo...

A mi también me dejó a medias la noche. Los Arizona bastante bien pero Los Coronas me aburrieron. Supongo que, en parte, es culpa mía también pues defiendo la antigua creencia de que la música debe de estar formada de audio y voz. Díganme tradicional, pero esa es la fórmula por la que yo llegué a profundizar y a disfrutar con todo esto. Creo que cuando no tienes nada que decir en este negocio una de dos : O cantas en una lengua que no es la tuya ni la de tus seguidores o formas un grupo instrumental.
Todo ello estuvo sobre el escenario ese sábado. En fin ese tema da para mucha líneas.
Ya hablaremos.

SALUDOS

arito dijo...

Si quieres saber más sobre Arizona Baby visita su blog:
http://arizonababyrocks.blogspot.com/

laura dijo...

Bueno cariño yo tengo que felicitarte porque a mí me ha encantado la crítica que has hecho y con la que estoy totlamente de acuerdo. El cantante de los Arizona me sorprendió gratamente porque su voz suena mucho mejor en directo, en cuanto a los Coronas se me hicieron larguíiiiiiiiiiisimos!Pero bueno un concierto siempre mola, sobre todo en tan buena compañía!
Un beso.
Laura.

Anónimo dijo...

O sea, que según alguno de vosotros, todo aquello que no tiene letra es un puto aburrimiento. Vaya... supongo que Coltrane, Ravel o Morricone estarían muy sorprendidos de oir semejante parida.

raúl dijo...

A mi me pareció un gran concierto con dos bandas en su mejor momento... los coronas son de lo más fresco que se puede ver ,bailones y cachondos,un show divertido que para nada se me hizo largo,y la mezcla con arizona hace que ganen ambos pero sobre todo los últimos ya que se les añade mucho ritmo con los pedazo de batería y bajo de coronas creando un estilo que ninguna banda por aquí tiene:rockandroll,country,folk,soul...buenas versiones y mucho buen rollo en el escenario,con un buen cantante:totalmente de acuerdo,los pasamos muy bien y todo el llenazo de gente feliz,y repetimos el domingo. Para nada son horteras ni pesados,no sé si estuvimos en el mismo concierto.
Igual os lo teneis que mirar porque creo que a la mayoría le encantó el show!

El Taita dijo...

Impresionante...
Para que te suba el ego no hace falta que pongas a parir a la considerada mejor banda y show en directo de 2010 por muchas revistas especializadas.
Si fuera aburrido ¿hubieran repetido el domingo?
En fin a seguir viendo a la oreja de Van Gogh....

Anónimo dijo...

Muy gacioso el Anonimo de arriba...comparando a 3 dioses con un gitano...pero a donde vas!La música instrumental puede ser un coñazo segun quien la haga, y la que tiene voz tambien, y la electrónica tambien...y para gustos los colores, tachas a alguien de inculto por no compartir tus gustos, a lo mejor el inculto eres tu...el que se ha queda sorprendido de escuchar semejante parida es cualquiera con dos dedos de frente, pero tu parida digo...

Anónimo dijo...

El tema del aburrimiento es muy subjetivo, por lo que independientemente de las revistas especializadas que se lean lo importante es tener un criterio personal y capacidad crítica. Cosa que parece estar ausente en algunos de los comentarios.
Los Coronas son buenos músicos pero adolecen de una estructura muy repetitiva que provoca sopor.
El asunto referente a que repitiesen concierto el domingo no creo que sea un argumento contundente, más bien indica que hay gente que conecta con ellos y que son capaces de llenar una sala pequeña como el wah wah.
Lo que sí que no entiendo es la referencia a la Oreja de Van Gogh, ¿es que tú los consideras entretenidos? ¿Salen en alguna de esas revistas especializadas de las que hablas? ¿Es una gracia o es que intentas meterte con el autor del escrito? En fin chaval, a ver si lo aclaras y te dejas de tonterías como lo del ego...

laura dijo...

Creo que para defender que te gusta un grupo o un concierto no hace falta ir de sobrado ni meterte con la gente. Si te gustan tanto los Coronas y te pareció tan bueno el concierto es tu opinión y tu percepción, pero no debería cabrearte que haya gente que no opine lo mismo, pues la única regla sobre el gusto es que éste es libre. Por otra parte que para defender tus argumentos intentes ridiculizar a la gente lo único que refleja es inseguridad por tu parte. Deberías relajarte y dejar que cada uno opine lo que quiera...

Sergio dijo...

Seguramente Coltrane, Morricone y Ravel se sorprenderían de muchas más cosas antes que de esa.
Por ejemplo de limitar su música con una etiqueta tan fría y superficial como la de música instrumental.
¿O acaso crees que John Coltrane no emitía palabras con su saxo?
¿Tan limitada es tu visión?
¿Conoces la diferencia entre el Coltrane "arquetipo" y el Coltrane "estereotipo"?
¿Crees que es aplicable a Los Coronas?

En fin, ten un poco de educación. Eso es lo más importante de todo.

Muchacho_Electrico dijo...

Olé hermano

Anónimo dijo...

Joder, si que levantan pasiones Los Coronas. En ningún momento me ha dado la impresión de que les compare con Coltrane, Ravel... simplemente se ha dicho que como ellos son instrumentales y pese a no tener cantante trascienden en lo musical. Pero rápidamente despiertan unas reacciones llenas de vehemencia y tintadas, según me da la impresión, de un odio que realmente me llama la atención. No conozco a ninguna de las dos bandas y he llegado a ellas buscando información sobre Coltrane - curioso esto de Google - pero después de lo leído me han llamado la atención, y si Los Coronas se pasan por Sevilla sin duda no me los pierdo. Mi edad y la experiencia acumulada me dicen que alguien que levanta estas pasiones en España es muy posible que me sorprenda en lo positivo. Es mas las buenas críticas hacia el otro grupo me hacen sospechar lo contrario. Ah, y eso de "Los Coronas son buenos músicos pero ADOLECEN de una estructura muy repetitiva que provoca sopor" que aparece en un comentario anterior, es una extraña negación de lo comentado en la misma frase que no hace si no decir lo contrario de lo pretendido. Ay que daño hace el lenguaje de los comentaristas deportivos, como monos con pistolas ¡
Salud.

Sergio dijo...

"simplemente se ha dicho que como ellos son instrumentales y pese a no tener cantante trascienden en lo musical"

como = comparativo

ejemplos :

Me enseñó a hacerlo como
lo hace un profesional. (comparativo)

Como era tarde y no había regresado, los padres se preocuparon. (causal)
(Debido a que era tarde...)

¡Cómo te atrevas a insultarla, te parto la cara a golpes! (condicional)
(Si te atreves a insultarla... )

Nacho dijo...

El asunto referente a la expresión: "Los Coronas son buenos músicos pero ADOLECEN de una estructura muy repetitiva que provoca sopor". Debe ser explicado pues el uso del lenguaje creo que es fundamental.

Desde mi opinión, no fundamentada en Pipi Estrada ni ningún comentarista deportivo, la oración está construido perfectamente y no incluye ninguna doble negación. A buen seguro, querido desconocido, que conoces el significado de adolecer que viene a ser el padecimiento de algún defecto y creo que eso no es incompatible con ser buen músico.
Te pongo otro ejemplo que a buen seguro te ilustrará de forma conveniente: Este guitarrista es fantástico, es capaz de reproducir cualquier partitura pero ADOLECE de falta de creatividad.

En definitiva, se puede ser un buen artesano en el mundo musical y conocer el instrumento y tocarlo a la perfección pero tener carencias en otros campos. Supongo que con estas sencillas analogías se habrá resuelto la confusión y no será necesario traer a colación tergiversaciones como la referente al lenguaje deportivo.

Saludos estimado desconocido.

laura dijo...

Ole!