miércoles, marzo 11, 2009

Confesiones del Comandante Stratocaster Vol. 20

Hey Joe

Era negro, de eso no cabía duda. Era negro por la piel, por la voz, por la forma de sacar sonidos inexplicables a una guitarra como nunca antes nadie se había imaginado. Pero sobre todo era negro porque de repente su silueta había surgido en una mancha de tinta china en mi lámina de dibujo. Al principio sólo era una sugerencia, una sombra, pero un tiralíneas cargado y puesto de través puede llegar a hacer milagros.

La lámina no llegó a tiempo aquel viernes de Dibujo, pero Jimmy se quedó conmigo, pegado a la pared por cuatro chinchetas.

Poco tiempo después nos contaron que había muerto. Y entonces aún se convirtió en más negro…

4 comentarios:

Nacho dijo...

¿Qué decir de este gran guitarrista?
Sólo una cosa: lo que más me llama la atención de él (además de muchas otras cosas) es que con sólo 27 años de existencia haya tenido la influencia brutal que ha tenido.

¿Qué hubiese pasado en caso de sobrevivir a las drogas?

Ahí queda eso.

Sr. Amarillo dijo...

¿27? pues yo creia que murio antes, allá a los 22 o así.

De todas formas el que es un gran musico sencillamente, lo es.

Gran sección.

Pitufet dijo...

Esta canción me emociona. Que grande es.
Puede que acabara pudriéndose poco a poco como Janis Joplin, o como el mítico Jim Morrison, siempre grande él, o como tantos otros.

Sergio dijo...

Sí, es un tema esencial para cualquier guitarrista. Sólo ha habido un Hendrix y sí, era negro.
Saludos comandante.