lunes, noviembre 17, 2008

En el Backstage



Fin de fiesta

Siguiendo la estela de Robe, me encontré este fin de semana en Madrid viendo de nuevo a Extremoduro. La ocasión lo requería ya que iba a ser escoltado hasta el Palacio de los Deportes por nada menos que un Comandante y una bella rubia. Al final, problemas de logística provocaron que en lugar de un Comandante me escoltase un grumete y la atractiva joven antes citada.
La llegada al lugar del concierto fue un poco accidentada, una par de equivocaciones, el depósito de gasolina en reserva y, por supuesto, una cola que daba varias vueltas al estadio.

Al final todo resultó más fácil de lo que parecía al primer golpe de vista, entramos rápido y llegamos a nuestros asientos sin problemas. Aunque al principio parecía que iba a ser un poco incómodo y que íbamos a estar lejos demasiado lejos, resultó mucho mejor que bajar a la pista con la cantidad ingente de personas que había. Por lo menos desde arriba daba la impresión de que no cabía ni un alfiler a los píes del escenario, y tengo que reconocer que en la grada tuve mi espacio, pude dejar la cazadora aparcada y resultó muy sencillo estar cómodamente viendo el concierto. Incluso había unos tipos con una mochila en la espalda que iban repartiendo cerveza a discreción, previo pago por supuesto.

El repertorio de Madrid y la organización del concierto fue idéntico al de Beniparrel, los mismos guiños y el mismo orden en el programa. La diferencia estuvo básicamente en el lugar, ya que desde mi punto de vista el Palacio de los Deportes no reúne las condiciones para este tipo de espectáculos. El sonido, aunque no era terrible, no estaba a la altura de las expectativas, la voz quedaba siempre por debajo de las guitarras y la acústica del enorme local no ayudaba a mejorar este aspecto. Considero que las grandes ciudades deberían habilitar lugares adecuados para las grandes citas como la del sábado, entiendo que mucha gente desee asistir a estos eventos, pero no se pueden cobrar treinta euros por un concierto que no reúne las condiciones adecuadas para su ejecución. Supongo que como la gente se resigna no se toman medidas para mejorar este aspecto, pero lo que está claro es que cualquier melómano se tiraría de los pelos si una orquesta sinfónica tocase en un lugar como el Palacio de los Deportes. ¿Qué es lo qué pasa? ¿Es que el Rock no es cultura viva? En fin, si fuésemos un poco más exigentes estas cosas no pasarían.

En el tema interpretativo, como siempre, la banda funcionó como un reloj. En todo momento se portaron con profesionalidad y se compenetraron a la perfección, no hubo ningún problema en la ejecución de los solos, ni en los adornos que el último disco requiere. Iñaki, como de costumbre brilló a gran altura y estuvo demostrando porque está considerado como uno de los mejores guitarristas de España. Con su Gibson SG hizo diabluras y frases imposibles mientras desgranaba, una a una, todas las posturas y poses del mundo del Rock.
Por su lado, Robe brilló a gran altura, aunque con las limitaciones acústicas inherentes al lugar donde tocaron. La voz, desde mi opinión estaba un poco más cascada que en Valencia, pero hay que decir en su descargo que lleva a sus espaldas una gran cantidad de conciertos y la noche anterior había tocado en el mismo lugar. Únicamente en uno de los temas desentonó un poco, aunque rápidamente solventó el error.

Resumiendo, fue el final de gira ideal y se notaba en todos los componentes del equipo que cerraban ciclo y que estaban orgullosos de la acogida que ha tenido este último trabajo.
La nota negativa de la noche se dio con la ausencia del Comandante. Hay que decir que no hubiese sido el único representante de su espectro de edad ya que había todo tipo de personas disfrutando de la música, desde soldados rasos hasta generales llenos de galones. En fin, nos acordamos mucho de él y tenemos el compromiso de asistir al concierto que le apetezca en cuanto esté totalmente recuperado. Esperemos que sea tan bueno como este último.

Nacho Valdés (trabajando como un mono)

8 comentarios:

laura dijo...

Muchas gracias por tus bonitas palabras!Tengo que decir que para mi fue una noche fantástica, aunque era imposible no echar de menos a tu padre, pero como bien dices en cuanto esté totalmente recuperado iremos con él al concierto que elija. Yo me lo pasé super bien y cantamos y bailamos mogollón. Creo que Robe es un artista y el hecho de haber podido verle en concierto tanto en Valencia como en Madrid me ha hecho sentir una gran admiración por él.
En fin muchas gracias por alegrarme todos los lunes con tus artículos. Un besito.("la atractiva rubia").

raposu dijo...

Si, lamenté no haber podido estar, por un montón de razones, una de ellas ver y oir a Extremoduro, pero también porque compartir un concierto con varios lustros de diferencia de edad me parece un raro privilegio.

Sin duda habrá otras ocasiones que aprovecharemos. Hay mucho terreno de coincidencia mas allá de Extremoduro. Y, si no hubiera esa coincidencia previa, yo todavía estoy aprendiendo a apreciar la música en sus infinitos "sabores".

Lo de las mochilas cerveceras, que ya había visto en otras ocasiones, son un verdadero invento. De lo mejor que ha hecho el hombre blanco.

Me alegro que lo hayais disfrutado.

Andresito dijo...

Yo tuve la oportunidad de ver el tremendo expectáculo el día anterior y he de decir que el sonido parecia salido del mismo CD con una inmejorable calidad. Será que tuvieron algún problemilla.

Nacho dijo...

Lo del sonido, por lo menos el sábado, estuvo bastante pobre. Quizás se deba a la ubicación en el Palacio de los Deportes.

Besos al Comandante y a la atractiva rubia.

Anónimo dijo...

Extremoduro me trae muy buenos recuerdos, he de admitir que actualmente no los suelo escuchar, pero conservo el agila, pedrá, y el directo iros todos a tomar por culo, este último con un inicio de concierto tremendo, muy buenos si señor. Willy

muchacho_electrico dijo...

Hola Pirata
Gran crítica concertil. Como ya dijo alguna vez algun músico, los estadios de futbol (tb los palacios de deportes, polideportivos, plazas de toros, etc) son la tumba del rock´n´roll.
Abrazos a ti y al comandante y besos a la rubia atractiva

Nacho dijo...

Amigo pirata. Se agradecen tus críticas positivas, porque aquí cada día se mete menos gente y desmoraliza un poco.

En fin, gracias y continuo esperando el regreso de tu gran sección.

Abrazos.

laura dijo...

La atractiva rubia también te manda un beso.