lunes, octubre 27, 2008

Colaboraciones 2008 (The Bootleg Series Vol. 43)


Cortina de humo

Hace cosa de un par de semanas, con motivo de un partido de Champions entre el Atlético de Madrid y no sé qué equipo francés, se produjeron en el Vicente Calderón una serie de enfrentamientos entre la afición gala (esta es la típica frase de los informativos deportivos) y las fuerzas de seguridad del estado que estaban presentes en el acontecimiento. La cosa, hasta ese punto es más o menos convencional, el problema viene dado por la serie de sucesos que se produjeron los días posteriores a estos altercados. A continuación pasaré a relatarlos desde mi punto de vista, subrayando lo que creo son detalles importantes, lo que considero es otra estafa más de los medios de comunicación en conjunción con el estado español.

Parece ser que los gabachos llegaron con ganas de bronca a España y, como es usual en un gran número de aficionados (independientemente de la nacionalidad y procedencia), se dedicaron a liarla antes, durante y después del partido. La policía que tampoco es imbécil, no se dedicó a ser simple espectador de los acontecimientos, se enfundaron sus trajes protectores, se pusieron sus cascos y afilaron las porras. En definitiva, además de recibir unos cuantos palos dieron leña a todos los que se cruzaron en su camino. En este caso particular, como es el de la violencia en los acontecimientos deportivos, la respuesta contundente de los antidisturbios es necesaria ya que puedes presentarte con cientos de personas descontroladas que intenten arrasar con todo lo que encuentren a su paso. Al final nos quedamos con las tristes imágenes del salvajismo de muchos aficionados y algunos policías, todo esto grabado por las cámaras de televisión. Fuimos testigos de cómo el ser humano, cuando se une forma una especie de manada que puede ser más peligrosa que cualquier fenómeno animal.

Hasta aquí, por desgracia, todo normal. Terrorismo por parte de los aficionados y represión por parte de los encargados de la seguridad. Como siempre en estos acontecimientos desafortunados, seguro que llevándose por delante a algún inocente que sólo intentaba ver un poco de fútbol. Pues resulta que estos acontecimientos fueron detonante para que la FIFA con Platini a la cabeza, que es un organismo internacional que se sitúa más allá del bien y del mal en asuntos futbolísticos, decidió suspender al Atlético de Madrid con el cierre de su estadio para partidos de la máxima competición europea. Por supuesto esto fue considerado como un ultraje desde el club, y se encendieron las alarmas pues el máximo dirigente de esta organización futbolística es francés.

Y seguimos estancados en la normalidad, esta historia se ha repetido en innumerables ocasiones en la historia del fútbol español. Y, por lo menos a mí, me da exactamente igual que cierren o que abran el Calderón. Me parece una enorme chorrada de la que considero no debo preocuparme, y esta falta de interés debería ser extensiva a la mayoría de mortales que tenemos cosas realmente importantes sobre las que pensar. Pues aquí es donde se produce la ruptura y donde me quedo sorprendido, resulta que no sólo hay gente especialmente preocupada por esta nimiedad, sino que se le ha dado una cobertura y una difusión similar a la de una gran catástrofe.

No sólo en los espacios deportivos de los informativos se trató el tema, sino que en todos los medios de comunicación, en los espacios nacionales e internacionales se hicieron sesudos análisis sobre la terrible cuestión del cierre de un estadio dirigido por multimillonarios y donde juegan multimillonarios. ¿Pero qué nos importa lo que le pase al Atlético y sus jugadores? ¿No hay cosas más importantes de las que preocuparnos? Pues parece que no, parece que este tema es de suma importancia, y no es que lo diga yo, sino que es lo que se deduce del tratamiento que se le ha dado. Me resulta vergonzoso como el presidente del gobierno, el ministro del interior, el ministro de exteriores, la oposición (sí amigos, en este tema existe consenso entre oposición y gobierno central) y demás mandamases se hayan centrado en el tratamiento de este supuesto problema. Incluso se reunieron con el ministro del interior francés y con su presidente del gobierno a cuenta del maldito cierre. ¿No estábamos insertos en una gran crisis? ¿No debería la clase dirigente ponerse de acuerdo en temas que realmente nos interesan como educación, economía, inmigración, terrorismo y cosas así? Pues tócate las narices, en temas que realmente resultan preocupantes se pasa de puntillas, y a tonterías como estas se dedican horas de programación, dinero del Estado y recursos de todos los ciudadanos.

Para mí que esto no ha sido más que una maniobra, no sé si orquestada o espontánea, para desviar la atención del pueblo llano sobre asuntos que realmente son interesantes y preocupantes. En qué nos afecta que el Atlético pierda dinero si todos los que están en el ajo futbolístico están podridos de pasta, no sería mejor interesarse por los temas que afectan realmente al ciudadano. Cada vez me sorprendo más, pero es una realidad que estas pequeñas estupideces son las que hacen pensar al hombre de a píe. Creo que cada día estamos volviéndonos más gilipollas y con estas burdas maniobras no hacen más que distraernos un poquito para que no veamos más allá de nuestras narices. Estoy seguro de que podríamos ir a la ruina, podrían ocurrir grandes catástrofes, pero lo que realmente interesa al españolito medio es el poder ver un poco de fútbol los domingos.
Resulta ridículo lo catetos que podemos llegar a resultar, ya sabéis amigos: Pan y fútbol y teniendo esto ya podemos irnos de cabeza derechos al desastre.

Nacho Valdés (capeando los lunes infernales)

4 comentarios:

Ral dijo...

Hello,

El hecho de que una noticia así cobrara tal desproporcionada magnitud, no creo que únicamente haya sido por su significado estrictamente deportivo (antideportivo en este caso).

Comentarios por parte de la prensa, gobierno y/o estatutos deportivos (o de quien fuera) por parte de Francia (nose si a nivel Europeo también) del tipo: "España es un país racista" (no te digo yo que no...de todo hay en todos lados) o "La culpa de los altercados la tuvo la policía" aúpan la noticia a otro nivel, mas del tipo político-social.

Solo decir dos cosas:

1. La teoría de la evolución de Darwin se está revertiendo.

2. El futbol es el deporte rey.

Salu2.

raposu dijo...

Pues entre eso y los activos tóxicos, las hipotecas subprime los bonos estructurados y resto del catálogo con el que nos inundan ultimamente, no sé que preferir.

¿Qué tal si restauramos el Circo de verdad? ... ¿ y echamos unas docenas de periodistas a los leones a ver qué pasa ?

Nacho dijo...

Bueno Ral, estoy de acuerdo contigo en que estamos sufriendo una involución. No hay más que ver la televisión y comprobar la de imbéciles que andan campando por el país.

Y Raposu, no estaría mal lo que propones. Unos cuantos leones y echar a los impresentables, por lo menos nos echaríamos unas risas.

Besos a los dos.

G.D.B dijo...

Hay algo que me sorprende y que pasa desapercibido. Tengo que reconocer que lo que dices en tu artículo es lamentablemente muy cierto pero hay que comentar que los enfrentamientos futboleros son del grado más patetico y absurdo al que se degrada un ser humano, después de Gran Hermano, claro.

No soy seguidor del deporte estrella en España pero creo, que aunque es muy fuerte utilizar el fútbol para desviar la atención, también me parece muy serio que no haya soluciones o medios para que ésto no pase y que haya gente que se siga aborregando de este modo.

En fin, ... er furbol e azin!!!