viernes, junio 15, 2007

Nueva York sin queso (When the deal goes down)

El primer pinchazo es el más fácil de todos, es también a fin de cuentas el único con carácter opcional. Introduces la fina aguja en tu piel y sientes una extraña sensación de libertad. El siguiente es ya una condena. Esta vida te convierte en un turista paseando al borde del abismo. Las horas pasan a tener 120 minutos, los días se transforman en semanas, los amigos mutan a dealers, el pasado se esfuma. Estás destinado a vivir en una esfera a millones de kilometros del mundo real. Cada uno elige el precio de su trato. Ella va extendiendo cheques sin fondos en cada habitación de hotel que abandonas. Acabas por convertirte en un ser atípico y utópico. Es entonces cuando sabes que el trato se ha roto.

1 comentario:

Ivan dijo...

perraco !

ya estoy por aqui.. cuando quieras quedamos ... apadeuu !